Buenos días y bienvenid@ a El Constructor de Mundos. Si el mes pasado pude conocer y admirar más a Eva Tejedor, este mes de junio tengo el gran honor de contar para la iniciativa #UnAñoDeAutoras con una autora que está en boca de todos desde que sacó su primer libro: Aranzazu Serrano. Desde que conocí la existencia de su primer que bebía en profundidad de la cultura vikinga y de su mitología quise hablar con ella. Al haberse hecho tan famosa con sus dos libros de la saga Neimhaim pensé que ni me haría caso. Pero nada más preguntárselo lo aceptó. Así que es hora de empezar con la entrevista a Aranzazu Serrano.

      Antes que nada, muchas gracias Aranzazu por pasarte por aquí y por favor rellena esta ficha para que los pocos que no te conozcan tengan más datos sobre ti:

  • Nombre: Aranzazu Serrano Lorenzo

  • Población: Madrid

  • Género literario: Literatura fantástica

  • Obras publicadas:

    • Neimhaim. Los hijos de la Nieve y la Tormenta (2015, Fantascy)

    • Neimhaim. El azor y los cuervos (2018, Fantascy/Plaza&Janés)

    • El fabricante de unicornios (relato incluido en la antología, Cuentos desde el otro lado, 2016-Nevsky)

    • 365 cuentos para soñar (2018, Libsa)

    • Cuentos desde el corazón (2018, Libsa)

    • Cuentos en familia (2018, Libsa)

    • Dulce Navidad (2018, Libsa)

    • La Edad Media (libro divulgativo infantil, 2018 Libsa)

    • El hombre prehistórico (libro divulgativo infantil, 2019 Libsa)

  • Blog: Región Fantástica – www.neimhaim.com

  • Redes sociales: Tw: @as_loren @neimhaim FB: Aranzazu Serrano Lorenzo saganeimhaim IG: @Aranzazu_sl @neimhaim

  • Comencemos con las preguntas. Para aquellos que no te conozcan (que no creo que sean muchos, y cada vez menos) ¿Quién es Aranzazu Serrano?

      En dos palabras: una soñadora. Lo he sido desde que era una niña, me encantaba inventarme aventuras, otros mundos, soñaba con ser toda clase de personajes. Antes de saber escribir ya lo hacía dibujando. Esas han sido mis dos grandes pasiones, escribir y dibujar, y de alguna manera, han determinado mis inquietudes y también mi vida profesional, en la que he intercalado el periodismo con el diseño gráfico y, desde hace algunos años, la narrativa profesional.

  • Eres periodista y has trabajado en distintos medios ¿Qué crees que aporta a tus libros tus estudios? ¿Crees que es un buen camino para que futuros escritores jóvenes se formen?

      Dentro de muchos periodistas late el corazón de un escritor. Ganarse la vida escribiendo es muy difícil, yo ya lo sabía antes de elegir carrera, por eso me decanté por el periodismo, porque me pareció la manera más asequible de vivir escribiendo, y eso le ha pasado a muchos otros periodistas. Desde luego, el periodismo es un rodaje muy importante, porque pules la herramienta del escritor, que es el lenguaje. El periodista escribe todos los días durante un mínimo de 8 horas; eso te proporciona una soltura y una destreza fundamental, aprendes a hacer una escritura asequible para todos los públicos, a hacer fáciles cosas complicadas de entender, y creo que es un valor muy importante para un escritor.

  • Entremos directamente en harina. La iniciativa #UnAñoDeAutoras surgió de la acertada opinión de Maria del Mar González de que las mujeres estáis invisibilizadas de una manera muy injusta. ¿Por qué crees que es esto?

      Creo que arrastramos una carga de prejuicio histórico muy grave contra las mujeres. Se nos juzga por atributos teóricamente universales, como la sensibilidad, el romanticismo, la inclinación hacia los niños, que han lastrado a mujeres que poseían habilidades o destrezas iguales o superiores a las de los hombres de su generación, ya sea en la literatura, como en la ciencia, el arte o en muchas otras disciplinas. En la literatura, las mujeres solo han sido visibles en aquellas parcelas que coincidían con estas supuestas “cualidades femeninas”, como la literatura romántica, la literatura infantil y juvenil, etc. Las grandes literatas han sido sistemáticamente ninguneadas por sus coetáneos masculinos hasta buena parte del siglo pasado. Afortunadamente gracias a muchas iniciativas se está ganando terreno, pero aun queda mucho por andar.

  • ¿Qué iniciativas conoces o recomendarías para acabar con este trato desigual?

      En el terreno de la literatura fantástica o de género, que es el que más conozco, se han hecho grandes iniciativas como #Leeautorasoct , que propone leer autoras en el mes de octubre, o Adopta una autora, o el gran trabajo de La nave invisible, que visibiliza autoras en general, pero especialmente de la literatura fantástica.

  • ¿Qué papel tenemos los hombres en esto y qué deberíamos hacer?

      Hacer un esfuerzo consciente por descubrir las obras de escritoras y superar prejuicios. Si no hacemos este esfuerzo, inevitablemente seguiremos leyendo obras de autores masculinos, que son la mayor parte de los libros publicados.

  • ¿Tú personalmente has sufrido discriminación de algún tipo?

      Durante buena parte de mi vida he sentido la soledad de ser la única mujer en un terreno que aparentemente solo interesaba a los hombres, que es la fantasía épica; algo que viene dado por la educación, ya que se presupone que a una niña no le interesan las historias de batallas y guerras. Ya no es así, afortunadamente, pero sí que he sentido que en ocasiones algunos lectores prejuzgaban mi obra por haber sido escrita por una mujer y/o tener una protagonista femenina, dando por supuesto que no daría la talla en cuanto a transmitir la violencia y características de una guerra.

  • Sigamos dando visibilidad a autoras ¿Cuál es el libro escrito por una mujer que más te ha marcado como escritora?

      Soy muy fan de Marion Zimmer Bradley y sus dos sagas principales: Las nieblas de Avalon y Darkover.

  • ¿Qué autora desconocida o independiente te ha impactado últimamente y recomendarías?

      La verdad es que desde hace unos años estoy tan volcada en la escritura que solo he podido leer libros de documentación necesarios para mis novelas, pero tengo muchas ganas de leer a Becky Chambers, me han contado maravillas de su libro “Largo viaje a un pequeño planeta iracundo”, y además tuve la oportunidad de conocerla en el Festival Celsius de 2018 y me pareció una persona encantadora.

  • He leído algo que coincido y que hizo que amara la literatura y la escritura: la utilidad de habitar mundos literarios para de alguna manera escapar del real. Hablas que viajabas a Neimhaim en esos momentos, pero ¿qué otros mundos visitaste en aquella época?

      Viajé mucho al planeta Dune y al planeta Darkover, y también descubrí de forma tardía la Tierra Media. ¡Nunca es tarde para leer a Tolkien!

portada de dune, con los gusanos de la arena de fondo
  • Comencemos a hablar de tus obras. Quiero centrarme en el primer libro de Neimhaim, Los hijos de la nieve y la tormenta. Han pasado ya cuatro años desde que lo publicaste ¿Qué supone para ti ese libro?

      Es una obra de crecimiento, sus personajes me han acompañado buena parte de mi vida, son parte de mí, han crecido conmigo, han madurado a la vez que yo. Sin duda Los hijos de la Nieve y la Tormenta es parte de mi vida, de mis sueños, y de todo lo que me ha hecho emocionarme y vibrar.

  • Suele decirse que el primer libro que publicas suele ser de rodaje, y poco a poco irás forjándote un nombre. Pero en tu caso rompiste todos los esquemas desde el principio ¿Cómo viviste toda esa locura?

      Neimhaim es el primer libro que publiqué, pero no es la primera novela que escribí. Antes, de los 15 a los 18 años, escribí otro libro a caballo entre la historia y la ciencia ficción con viajes en el tiempo: para mí ese fue mi primer rodaje. Y luego escribí Neimhaim durante casi 20 años, lo cual fue sin duda un gran periplo. Así que cuando lo publiqué era en realidad como si ya hubiera escrito muchos libros antes. Eso sin contar la cantidad de noticias, reportajes, entrevistas, etc. que ya había publicado con anterioridad, y que habían sido leído por miles de personas. Así que en realidad que otra gente leyera lo que yo había escrito en realidad no era nuevo para mí. Creo que asumí el inesperado éxito de Neimhaim con los pies sobre la tierra: dando siempre las gracias por el honor y el reconocimiento, y sabiendo siempre que ha sido una suma de casualidades y buena fortuna. Soy consciente de que muchos lo intentan y no lo consiguen. Y también de que el éxito es efímero: un día estás en lo alto y al otro ya nadie se acuerda de ti. Así que hay que vivir el momento, ¡carpe diem!

  • Escribes en el libro que todo empezó con un sueño de una noche. Si se puede confesar ¿en qué consistía ese sueño?

      El sueño eran los mimbres del libro: Ailsa y Saghan como herederos de sus dos clanes, simbolizando la unión de dos pueblos totalmente opuestos: uno amante de la guerra y otro pacífico, dotado con dones sobrenaturales. Mi sueño llegaba hasta su exilio, más o menos. Y también soñé parte de los nombres: Neimhaim, Kranyal, Djendel…

  • Hoy en día con series como Vikings, o el conocimiento que mucha gente tiene de la mitología nórdica gracias a los comics de Marvel no es tan raro, pero ¿qué te empujó hace unos años a adentrarte en ese universo?

      Probablemente pocos se acuerdan que en mi generación crecimos con los dibujos animados de Vicky el vikingo! Me encantaban, tenía las cortinas y el edredón de mi cuarto con estos dibujos. Y luego, también en los años ochenta, estaban en los cómics de Marvel Las Guerras Asgardianas, que me fascinó. Ahí comenzó mi interés por la mitología nórdica y los vikingos, pero reconozco que en España no tenía a muchos amigos con los que compartir esta afición. XD

  • No voy a destripar nada de la trama para aquellos que aún no hayan leído Neimhaim (que no saben lo que se pierden), pero tiene un comienzo con mucha acción. ¿Tenías claro que ese debería ser el comienzo?

      En realidad ese comienzo lo escribí a posteriori. La historia de Neimhaim empezaba con el nacimiento de los herederos, Ailsa y Saghan, así que en realidad todo era bastante apacible. Pero me gustan mucho las escenas de acción, las tramas trepidantes, y el cuerpo me pedía un comienzo a lo grande. Por eso volví un poco atrás en el tiempo y recuperé esa escena primera que antes aparecía como un hecho ya pasado.

  • Nos presentas un Neimhaim con dos razas o sociedades muy diferenciadas en cuanto a carácter y valores (los kranyal y los djendel). ¿Te resultó muy complicado crearlas?

      La idea fundamental me llegó en el sueño, básicamente sabía que los kranyal eran un pueblo de guerreros y los djendel una estirpe de “magos pacíficos”. Con los años le fui dando cuerpo e identidad propia a cada uno: para los kranyal me basé en la cultura vikinga, y para los djendel me inspiré en los druidas celtas, siempre tan unidos a la naturaleza. Me gusta mucho basarme en hechos y vivencias históricas reales para crear mi mundo de fantasía, creo que eso lo hace mucho más cercano y creíble, y transporta en seguida al lector a ese nuevo universo.

  • La mitología, las creencias y las leyendas tienen un peso muy importante en la historia ¿qué parte te has mantenida fiel a la cultura real y qué parte la has modificado por el bien de la novela?

      Al tratarse de una novela de fantasía, no he puesto vallas al campo. Aunque los kranyal están basados en los vikingos, no son 100% como ellos. Para empezar, la cultura vikinga real no era paritaria entre hombres y mujeres (aunque las vikingas gozaran de más derechos que las cristianas de su mismo momento histórico), y en Neimhaim sí lo son, esto era muy importante para mí. También creé un dios propio dentro del panteón nórdico, un dios del norte llamado Nordkinn, que es invención mía. Por otro lado, los djendel tienen habilidades que van mucho más lejos que las que tenían los druidas. 😉

  • Cuando nos basamos, a su manera, en culturas reales, siempre suele surgir algún experto que te critica no ser fiel a la realidad ¿te ha pasado alguna vez?

      Sí, actualmente hay un resurgimiento de las creencias nórdicas, es un movimiento llamado asatru, al que yo respeto mucho. Se toman muy en serio la mitología nórdica, y alguno que ha leído Neimhaim se ha sentido ofendido por las licencias que me he tomado, como inventarme un dios propio. Naturalmente, yo siempre he dejado claro que Neimhaim es literatura fantástica, no una novela histórica de vikingos ni un libro de mitología nórdica. He tomado muchos elementos nórdicos, históricos, culturales y mitológicos, para dar lugar a un mundo nuevo nacido de mi imaginación, pero hay quien le cuesta ver la diferencia.

  • Una pregunta clásica en mis entrevistas ¿qué opinarían los distintos personajes de ti?

      ¡Qué pregunta más difícil! No lo sé, mi vida es muy poco interesante, comparada con las suyas. Pero quizás se verían un poco reflejados en mí, sobre todo Ailsa y Saghan, porque creo que en los dos hay una parte intrínseca de mí misma.

  • Ya has publicado la segunda parte de Neimhaim con un éxito (si puede) mayor que el anterior). Éxito de ventas, finalista de los Ignotus (de nuevo). ¿Eres consciente de todo lo que te está ocurriendo?

      El otro día me dijeron que yo era la autora nacional de fantasía adulta más vendida del momento. Por un momento pensé que me estaban tomando el pelo, no podía creer que fuera verdad. Todo ha sucedido como un sueño, de la forma más inesperada, no termino de creérmelo. Me siento muy afortunada sobre todo por haber podido compartir una historia que llevaba tan adentro con tantos lectores diferentes, de todas las edades, gustos y aficiones. Me siento muy agradecida y muy emocionada por todo lo que he recibido, me siento en deuda y por eso me esfuerzo para hacerlo cada vez mejor.

  • ¿Para cuándo crees que tendremos la tercera parte?

      Los mimbres de Neimhaim 3 ya están montados y empezaré a escribirlo este otoño. En este último año he tenido que hacer un pequeño parón por otro proyecto que me ha llegado de forma inesperada y al que he tenido que dar prioridad. Ese proyecto saldrá a la luz muy pronto, el 5 de septiembre, y espero que cuando lo conozcáis, sintáis que ha merecido la pena hacer esperar a Neimhaim 3. Yo estoy impaciente por que salga a la luz, me siento muy emocionada y muy orgullosa de estos nuevos libros que se van a publicar muy pronto.

  • Hablando ya de tu proceso creativo ¿cómo sueles empezar a dar forma a tus novelas?

      Primero me recreo pensando en las líneas generales de la historia: qué quiero contar, quiénes van a ser los protagonistas. Casi siempre tengo una idea definida de cómo va a empezar la historia y cómo va a terminar. Luego voy concretando poco a poco, pero improviso mucho sobre la marcha.

  • ¿Qué herramientas de trabaja utilizas? Blocs, ordenador, dibujos, esquemas,…

      Tengo un cuaderno donde apunto las ideas más importantes, la personalidad de los protagonistas, esquemas, mapas, etc. Pero el grueso del trabajo lo hago en mi portátil.

  • ¿Cuál crees que es tu punto fuerte como escritora?

      Yo creo que es la habilidad de tejer historias. De crear tramas complejas que se entrecruzan y sorprenden con giros inesperados. Y la capacidad de crear un mundo fantástico y tangible al mismo tiempo, que envuelve al lector en seguida y le ayuda a evadirse de sus problemas y a soñar.

  • ¿y el que tienes que mejorar?

      Siempre estoy aprendiendo y mejorando. Ahora quiero volver a los clásicos, aprender de los más grandes autores, Cervantes, Shakespeare, Homero… Y también de autores más modernos y distantes de la fantasía, como Virginia Woolf.

  • ¿Qué mundo ya creado por otro autor o autora te gustaría poder robar para escribir algo en él?

      Darkover y Dune me inspiraron muchísimo para dar forma a Neimhaim, aunque aparentemente no tengan nada que ver. Pero me encanta su manera de construir un mundo a través de las décadas y las generaciones, y su gran riqueza.

  • Esta es una iniciativa que va a durar todo el año, con lo que irán pasando distintas autoras. ¿qué pregunta le harías a la siguiente?

      ¿Crees que escribirías diferente si hubieras nacido hombre en vez de mujer, con el trato, la educación y demás que hubiera supuesto?

  • La anterior autora, Eva Tejedor, dejó esta pregunta sin saber quién sería la siguiente entrevistada: ¿Has pensado alguna vez en autopublicar alguna de tus novelas, ya sea en el pasado como en el futuro?

      Sí, desde luego. Si no hubiera tenido la gran suerte de que Neimhaim fuera publicada en una editorial, seguramente la habría autopublicado en Amazon. Creo que hoy en día es una gran oportunidad que antes no existía, pero hay que saber cómo hacerlo, y hacerlo muy bien, para poder destacar entre la inmensidad de obras autopublicadas.

  • Para finalizar me gustaría que te hicieras una pregunta que te hubiera gustado contestar (y la contestaras para incluirla en la entrevista).

      ¿Hay diferencia entre ser un aficionado a la escritura y un escritor profesional?

      Desde luego, y ha sido realmente dura para mí esa evolución. Cuando escribí el primer libro de Neimhaim lo hice sin ninguna clase de ataduras, con total libertad y disfrute. Ni siquiera pensaba en publicarla, la hice para divertirme, y eso para mí siempre ha sido la forma ideal de escribir. Pero cuando se publicó, en cierta manera todo cambió. Desde entonces siento un compromiso tácito con los lectores. Es una especie de responsabilidad que, entre otras cosas, me exige una calidad cada vez mayor y unos plazos de entrega. No puedo pasarme otros 20 años escribiendo el siguiente libro de Neimhaim. Y los lectores siempre esperan un libro mejor que el anterior. Desde luego esa es una gran presión, pero yo me lo tomo como un desafío, y me ayuda a mejorar como escritora.

      Muchas gracias por tu amabilidad, Aranzazu. Y a ti, lector/a, espero que si no te has adentrado aún en el mundo de Neimhaim esta entrevista acabe de conocerte. Puedo asegurarte que no te arrepentirás. Espero que nos volvamos a ver pronto, aquí, en El Constructor de Mundos.