Buenos días y bienvenid@ a El constructor de mundos. El año está llegando a su fin, y con ello las autoras de la iniciativa #UnAñoDeAutoras. Si en septiembre tuve el honor de contar con Nahikari Diosdado, este mes tengo la suerte de recibir la visita de Maribel Abad, autora de La constelación de los dragones, que he reseñado recientemente. Así que, sin más preámbulos, te dejo con la entrevista a Maribel Abad.

      Maribel, gracias por prestarte a esta entrevista. Antes que nada, preséntate como quieras:

  • ¡Hola! ¡Aquí Maribel Abad! Crecí en Novelda (Alicante), pero llevo once años viviendo en Zaragoza. Escribo historias desde que era pequeña, cuando con una sola frase llenaba todo un folio de la letra tan grande que tenía. Después empecé a escribir en un blog que ya cerré, aunque algunas de aquellas historias han sobrevivido y las podéis encontrar en mi blog actual. Por ahora solo he publicado La constelación de los dragones, aunque tengo escritas unas cuantas novelas más. En mis historias siempre ha habido algo de fantasía, incluso en las más realistas, y protagonistas jóvenes; no me preguntes por qué, yo tampoco me lo planteo, hago lo primero que se me ocurre. Si quieres conocerme un poquito mejor, puedes encontrarme en mi web maribelabad.com, en Twitter @MaribelAbadAbad, o en Instagram @Maribel_Abad_Abad_

  • Para aquellos que no te conozcan ¿Quién es Maribel Abad?

  • Maribel Abad es una persona de lo más contradictoria que lo único que ha hecho con tino en su vida es saber a lo que se quería dedicar. Y aun así, he dejado el abanico abierto a todo lo que entre en la categoría «letras», por lo que se me puede encontrar, en un mismo día, corrigiendo novelas de otros escritores un rato, luego escribiendo las mías, y más tarde dando clases de inglés.

  • Entremos directamente en harina. La iniciativa #UnAñoDeAutoras surgió de la acertada opinión de que las mujeres estáis invisibilizadas de una manera muy injusta. ¿Por qué crees que es esto?

  • Intentar encontrar un por qué es un imposible, por lo que me interesa (jeje). Para mí, está claro que un culpable enorme es la interiorización del machismo, que hace que mucha gente no lo vea, ni siquiera en sus propias actitudes. Incluso los autores que intentan no ser machistas en sus obras, no se dan cuenta de que a veces lo son porque no han revisado muchas de las cosas que dicen o cómo miran a las mujeres. Digamos que está en la sociedad: la gente tiene interiorizado que un hombre inspira más confianza para un cargo de directivo, y a la hora de elegir un libro para leer, sin darse cuenta, les pasa lo mismo.

  • ¿Qué iniciativas conoces o recomendarías para acabar con este trato desigual?

  • Todo el mundo conoce ya el #leoautorasoctubre o el “un año de autoras”, aparte del blog de La nave invisible, que hacen una labor enorme. También hay una iniciativa de Adella Brac, los 17 de Abril, llamada #dialgobonitoaunaescritora y que me parece muy tierna https://adellabrac.es/di-algo-bonito-a-una-escritora/ . Para variar, las redes se llenan de amor y sienta muy bien entrar en ellas, aunque sea por un día.

  • ¿Qué papel tenemos los hombres en esto y qué deberíamos hacer?

  • La verdad es que aparte de revisarse mucho a uno mismo (tanto hombres como mujeres), hay poco más que se pueda hacer. Estoy siendo algo negativa, la verdad, pero es que no veo un futuro brillante… Por supuesto, podemos seguir apoyando iniciativas y contribuyendo. Los grandes cambios empiezan por la voluntad de un solo individuo de cambiar. Si todos estuviéramos dispuestos a admitir nuestro machismo y cambiarlo poco a poco, no habría ningún problema. Por desgracia, hay a quien le sienta tan mal que se lo señalen, que lo único que hacen es radicalizarse y odiar más si cabe. Es decir, yo creo que, más que culpa de los hombres, es de quien no quiere admitir las cosas ni revisarse.

  • ¿Tú personalmente has sufrido discriminación de algún tipo?

  • Directamente no he sufrido ningún ataque, la discriminación más general es muy sutil, pero sí me han dicho a la cara cosas como que las mujeres nos dedicamos al género juvenil más que los hombres porque nos resulta cómodo. Sigo sin saber qué querían decir con esa frase, pero en ese momento me sonó, automáticamente, a creencia interiorizada y equivocada sobre teóricas diferencias entre hombres y mujeres. Y como llevo diciendo todo el rato, cuando me dijeron esto, esa persona no se estaba dando cuenta de que podía sentar mal o ser, como mínimo, discutible.

       Luego, por supuesto, está la creencia de que la literatura juvenil tiene poca calidad y que esto es así porque hay mayoría de autoras creándola. O que hay obras juveniles de mucha calidad, y que casi todas son de hombres, aunque son una minoría escribiendo juvenil. Eso también lo he oído.

  • Sigamos dando visibilidad a autoras ¿Cuál es el libro escrito por una mujer que más te ha marcado como escritora?

  • En cuanto a recuperar las ganas de volver a sentarme a escribir (tuve unos años de sequía durante la veintena), Harry Potter y el prisionero de Azkaban. En cuanto a fijarme en la forma y la belleza de las palabras, La Corte de los Espejos, de Concepción Perea. Con ella cualquier viaje es maravilloso, independientemente de lo que esté ocurriendo.

  • ¿Qué autora desconocida o independiente te ha impactado últimamente y recomendarías?

  • Susanna Clark es ya muy conocida para recomendarla aquí, ¿verdad? En ese caso, me decanto por Nnedi Okorafor. No suelo leer ciencia ficción, pero la suya me hizo interesarme en el género. La idea de la resolución del conflicto por medio de la conversación y no de la violencia es demasiado revolucionaria en un mundo literario de batallas, ejércitos, asesinatos sangrientos y desmembramientos.

  • Tu primera novela es de fantasía ¿Cómo decidiste el género que querías escribir?

  • Como ya he dicho antes, nunca ha sido una decisión consciente. En mis historias siempre he metido, como mínimo, un componente sobrenatural o extraño, o maravilloso, o como queramos llamarlo. La creación de Arcálie fue necesaria porque había cosas del mundo real que quería eliminar del mundo de mi novela. Así de sencillo.

  • Volviendo a la idea de la iniciativa ¿Qué autoras de fantasía te han influenciado más?

  • Aparte de Rowling y Concepción Perea, ahora sí, no me quiero dejar fuera a Susanna Clarke. Es impresionante. También tuve una época de obsesión con los vampiros y las brujas de Anne Rice, aunque ahora me horroriza, sinceramente.

Portada de La corte de los espejos, de Concepción Perea

.

  • Aparte de escritora, eres correctora ¿Qué crees que aporta esa faceta tuya a tu manera de escribir?

  • Obsesión (y no puedo hacer otra cosa más que reírme de esto, en serio). Pero sí, obsesión por la forma y por revisarlo todo mil veces. Si escribo o no mejores oraciones solo por ser correctora…, te diría que no lo sé, pero, sinceramente, no creo que me dé ninguna ventaja. Tú ya sabes que cuando escribes te dejas llevar por las ideas, las tienes que soltar antes de que se vayan. Ya se corregirá después.

  • ¿Qué género de novela prefieres corregir?

  • Pues preferiría fantasía, o cualquier género en juvenil, pero, curiosamente, de esto me llega muy poco. Lo que más me llega es autoayuda y espiritualidad. Es rarísimo porque el blog lo tengo enfocado a la fantasía, pero oye…

  • Siendo escritora ahora conoces las dos caras de la moneda ¿Cómo afrontaste que alguien corrigiera tu novela?

  • Tengo que confesar que cuando abrí el archivo la primera vez estaba nerviosa, pero cuando vi las primeras propuestas de cambios y lo mejoradas que estaban las oraciones, suspiré tranquila y contenta. También llevaba mucho tiempo deseando que alguien profesional cogiera la novela entre manos, así que tampoco iba dispuesta a asustarme. Después me puse exigente y creo que volví loca a la pobre correctora xD

  • Comencemos a hablar de tu obra. En La constelación de los dragones has creado un mundo fascinante y, aunque tengas influencias de mitologías clásicas, muy original ¿de donde surgió la idea?

  • Pues al principio, influida por un libro de leyendas de hadas que estaba leyendo, tenía una historia en mente de un grupo de chavales que tenían que buscar un tesoro, pero no podían tocar el suelo porque si no, se los llevarían las hadas, así que se pasaban la vida sobre los árboles. A esa base le fui añadiendo todo lo demás poco a poco. No me preguntes cómo, ahora mismo ni lo recuerdo. El worldbuilding es muy extenso, pero al principio no me apuntaba nada… Y sí, como tú dices, hay mucha mitología celta, también regada con un poquitín de manuales de Wicca: equinoccios, solsticios, festivales lunares, solares… Por eso siempre parece que en Arcálie están de fiesta.

  • Cuando creamos un mundo que queremos que parezca real, la labor de documentación es muy importante ¿cómo afrontaste ese trabajo? ¿Qué libros utilizaste para crear tu Arcálie?

  • El libro que lo desencadenó todo fue «Hadas», de Brian Foud y Alan Lee; de ahí saqué las primeras ideas para la creación de Arcálie y las cosas que iban a pasar allí. También tuvieron mucho que ver «El libro celta de la vida y la muerte», de Juliette Wood , «Enciclopedia del mundo mágico», de Judy Allen y «El libro de Merlín», escrito por Nevill Drury e ilustrado por Linda Garland. Después seguí con la serie de Jesús Callejo, «Hadas», «Duendes» y «Elfos», para ponerme al tanto de todas las malas pasadas que se contaban en España que gastan estos seres a la gente. Después empecé con libros sobre plantas, animales y ecosistemas, y seguí con todos los que pude encontrar sobre estrellas, constelaciones y demás.

  • Aunque centras la atención en un personaje, es una novela bastante coral de un grupo de adolescentes en busca de su lugar en el mundo ¿Cuánto te ha ayudado tu trabajo de profesora para dar forma a tus personajes de una manera tan creíble?

  • Bastante. Últimamente llevo la mosca detrás de la oreja con las presiones que ejercen los padres sobre sus hijos. Siempre nos han dicho que teníamos que ir a la universidad para ser alguien, que ya está mal (y es erróneo), pero lo que está pasando hoy en día va más allá; en todos mis años de profesora, he visto que la presión con lo de ir a la universidad ha ido regresando, pero de una forma más visceral que antes: hay padres que les «guían» hacia la carrera que quieren que hagan. El «sé lo que tú quieras» parece que, por muy manido que esté, ahora mismo hace muchísima falta. También hay muchos estudiantes que me cuentan que, en realidad, les da igual qué estudiar porque no saben qué les gusta o qué quieren. Me sorprende porque, por una parte, yo tenía muy claro lo que quería ser y por dónde tenía que tirar para lograrlo, así que no concibo que la gente no sepa lo que le gusta, pero por otro lado, el ejemplo lo he tenido incluso en mi casa: mi propia hermana no ha sabido hasta más tarde lo que le gustaba y quería, y no pasa nada, se ha puesto a hacerlo ahora, nunca es tarde. En realidad, les hacen elegir demasiado pronto, y eso les lleva a pensar que son inútiles, que no valen para nada, les impide ver su verdadero valor y que sí tienen habilidades.

  • ¿Cómo afrontas tú la construcción de cada personaje?

  • Pienso en el tipo de persona que sería en la vida real y le atribuyo una característica muy general con una forma de hablar basada en ella y gestos comunes. Después empiezo a construir el resto sobre esa base: personalidad, gustos, conflictos y contradicciones.

  • Soy de los que piensa que solemos plasmar parte de nuestra personalidad o de los que nos rodean ¿Alguno de tus personajes tiene algo de ti?

  • No me gusta admitirlo, pero sí. Finthan y Azasha piensan muchas cosas como yo; la diferencia es que ellos las dicen en voz alta (a veces demasiado); Glimgar y Naiatri sacaron de mí precisamente eso, el no decir las cosas, el quedárselas para sí por si acaso, para seguir observando y no precipitarse, mientras que Alleas sacó la mala costumbre de tener paciencia y no quejarse (cosa que estoy cambiando poco a poco, siempre llega un momento en que te cansas de ser el saco de boxeo).

  • Hablando de tus personajes: ¿qué opinaría Finthan de ti? ¿Y qué opinaría Naiatri? ¿Cómo te trataría Azasha?

  • ¡Me encanta esta pregunta! ¡No me la había planteado nunca! Probablemente Finthan se quejaría de mi falta de previsibilidad, aunque seguramente le alegraría mi compañía. Naia sabría que sé más cosas de las que digo y se pasaría el día mirándome para averiguar de qué me he dado cuenta y de qué no. Azasha soltaría cuatro chistes en cuanto me viera aparecer y esperaría que yo le siguiera la corriente a ver quién la suelta más gorda o, como mínimo, que me pusiera a reírme.

  • ¿De qué personaje de todos los que has creado te sientes más orgullosa?

  • ¡Me es imposible elegir! Es como preguntarle a un padre a cuál de sus hijos quiere más. (De Naiatri, así en voz baja y ahora que los chicos no nos oyen; me gustan mucho ella y Azasha, pero en cuanto a orgullo por el personaje…). Al menos por ahora, Naia es la que más ha demostrado tener esa independencia y capacidad de decisión que tanto me gustan en la gente. Es lo que la hace ir siempre un paso por delante, más que su inteligencia, a la hora de resolver los misterios que les rodean.

  • La constelación de los dragones es una novela de fantasía donde se entremezclan muchos sentimientos muy potentes: el amor, la búsqueda de la identidad, el paso de la niñez a ser adulto, el mal ¿Qué significan esos conceptos para ti?

  • Son todos sentimientos o hechos inevitables. A todos, independientemente de la edad, nos importa tener a alguien que nos quiera y a quien querer; forma parte de nuestra humanidad y da igual el tipo de amor. El querer saber quién eres también empieza muy pronto y, en muchos casos, sigue así para siempre; no hay cosa que más me haga levantar la ceja que alguien afirme que sabe perfectamente quién es, porque una cosa es pasar de niño a adolescente o de adolescente a adulto y que tú seas consciente de los cambios, pero eso no quiere decir que esos cambios hayan terminado; seguimos aprendiendo y mejorando o empeorando como personas cada día. Y respecto al mal… sin él, el bien no sería nada ni lo apreciaríamos. Ojalá no existiera, pero no puedo imaginar un mundo en el que el bien no sea nada. Ya intenté eliminar el mal del todo al crear Arcálie, y me di cuenta de que se quedaba un mundo y unos personajes vacíos, sin motivaciones y sin conflictos, completamente neutrales. Y a nivel de lector, me parece que habría carecido de interés.

  • Quiero destacar tu gran trabajo a la hora de crear todo el bestiario de seres que habitan Arcálie ¿Cómo creabas cada ser y cada raza?

  • Las tres razas de Arcálenos las creé dividiendo los tipos de poderes en solares, lunares y terrestres; así, para los poderes de la tierra (Fáe) reuní todos los que estuvieran relacionados con los elementos y el mundo vegetal, les atribuí colores propios, una habilidad general (autosanación, mimetización con el entorno…) y carácter. Con los eskei lo mismo, los poderes de la luna fueron los mentales y les di una característica muy general también, que es la capacidad para transmitir mensajes mentalmente. Con los solares me decanté por la transformación porque en la formación de Arcálie (esto es puramente worldbuilding) el sol tuvo un papel muy importante en convertir un pedrusco yermo en un mundo lleno de vida. Para los monstruos, mantuve una clasificación general que escribí en una escena de una clase que después no ha llegado al libro definitivo, en la que la profesora les hablaba de los tipos de criaturas que había: creados por el Castigo Primigenio o surgidos de maldiciones, y de estos últimos podíamos tener monstruos completos, animales nuevos, o un híbrido de ambos. Así que, cada vez que quiero que aparezca un monstruo, tengo que pensar de qué tipo es y luego qué cosas puede hacer. Hay que tener en cuenta también que los creados por el Castigo pueden estar dotados de razón o no. También cojo los típicos monstruos de las mitologías y leyendas y los uso; solo que, si existen en Arcálie es porque alguien ha hecho algo que les ha llevado a convertirse en ellos.

  • La novela la publica Onyx Editorial, con una edición que me encanta ¿Cómo lo lograste? ¿Cuál fue el proceso desde que creaste el manuscrito hasta que recibiste el sí de esta editorial?

  • Pues fue un proceso muy muy largo. El otro día una amiga me recordó que la primera versión del libro que ella recibió fue hace siete años, imagínate. Desde entonces, la historia ha pasado por muchísimos cambios, revisiones, correcciones, lecturas beta, rechazos, intentos de estafa… La verdad es que jamás confié en que una editorial seria la querría, pero bueno, a Onyx le gustó la historia y, en cuanto se firmó el contrato, nos pusimos a trabajar en mejorarla. Solo te diré que, en las primeras versiones de hace años, los chicos vivían en nuestro mundo y la primera vez que visitaban el suyo era para trasladarse a las Islas y empezar sus entrenamientos. Y tenían unos trece, catorce años. A partir de ahí, tú que has leído el libro, ya ves cuánto ha cambiado.

  • ¿Qué consejo darías a alguien que va a lanzarse a enviar el manuscrito de su propia novela?

  • Que se asegure de que ha hecho todo lo posible, de que su historia es la mejor que puede ser. Y también que no se desanime, ser aceptado o rechazado no significa nada, solo que has llegado o no a los gustos de los lectores editoriales. Es algo totalmente subjetivo, no tiene nada que ver con la calidad (excepto en algunas ocasiones, claro).

  • Para terminar de hablar de Constelación de los dragones tengo una pregunta inevitable ¿Cuando podremos volver a Arcálie?

  • Pues no estoy segura, pero tranqui, es cuestión de meses, no de años.

  • Quiero terminar ya hablando de tu proceso creativo ¿cómo sueles empezar a dar forma a tus historias?

  • La mayoría de veces tengo el final, y a partir de ahí, voy construyendo hacia delante: cómo se ha llegado hasta ahí, qué ha pasado justo antes, y antes de eso, y antes… Me aclaro más así, preguntándome cómo hemos llegado hasta ahí, que planteando una situación inicial y que vayan ocurriendo cosas después. Una vez lo he planificado todo de atrás hacia adelante, obviamente, empiezo a escribir por el principio, y no me salto nada ni adelanto ninguna escena. Así, voy añadiendo las pistas (por ejemplo) que tengo que ir dando. Con La constelación el proceso fue mucho más caótico porque fue escrito totalmente brújula, y luego me volví loca para hacer que todo encajara. También tuve que recortar muchísimo; de lo contrario, el libro habría sido el triple.

  • ¿Qué herramientas de trabaja utilizas? Blocs, ordenador, dibujos, esquemas,…

  • ¡De todo! Tengo una pizarra para hacer esquemas de las tramas, un tablón con post-its resumiendo los puntos claves, un montón de libretas donde van a parar frases, conversaciones o ideas que se me ocurren cuando voy en el bus. También tengo Evernote en el móvil para cuando quiero guardarme algún artículo que me inspire o me parezca relevante… Y para escribir en sí, depende de lo que me apetezca, o Scrivener en el ordenador (o móvil si voy en el bus), o libreta.

  • ¿Cual crees que es tu punto fuerte como escritora?

  • Pues creo que la forma de expresarme (al menos, a mí es lo que más me gusta).

  • ¿y el que tienes que mejorar?

  • Las tramas. Me cuesta muchísimo ver todo el cuadro y darme cuenta de si mantengo o no la tensión.

  • ¿En qué proyecto o proyectos estás trabajando ahora?

  • En un montón xD Tengo empezadas varias novelas que también transcurren en Arcálie, tanto continuación de La constelación, como historias alternativas, como precuelas. También empecé una sobre unas brujitas adolescentes que viven en un pueblo aislado del Pirineo, y estoy empezando otra completamente distinta, con una ambientación Modernista, de fantasía urbana.

  • Pensando en un juego-antología que quiero poner en marcha pronto ¿Qué mundo ya creado por otro autor o autora te gustaría poder robar para escribir algo en él?

  • Me encantaría poder escribir algo en la Inglaterra encantada de «Jonathan Strange y el señor Norrell». ¡Todas esas historias de duendes malvados…!

  • La anterior autora, Nahikari Diosdado, dejó esta pregunta para ti: ¿Qué es lo que te impulsa cada día a sentarte y escribir?

  • Pensar en la historia que tengo entre manos, dónde la dejé el día anterior y lo que viene detrás. No puedo pensar en esto último y no ponerme a escribirlo.

  • Esta es una iniciativa que va a durar todo el año, con lo que irán pasando distintas autoras. ¿qué pregunta le harías a la siguiente?

  • ¿Cómo afrontas las críticas, tanto positivas como negativas? ¿Lees/escuchas todas las que te hacen?

  • Para finalizar me gustaría que te hicieras una pregunta que te hubiera gustado contestar (y la contestaras para incluirla en la entrevista).

  • Pues voy a cambiar esto un poco y a hacer que te mojes tú, dirigiéndote esta última pregunta a ti: siempre dices que aprendes algo de tus autoras; mi alma de profe no puede evitar preguntarse qué has sacado/aprendido tú en estos meses, y de La constelación de los dragones en particular. 

  • Mira, eres la primera que me dirije la pregunta a mí. Por supuesto que te voy a contestar, en público, para que quede constancia. Estos meses de la iniciativa #UnAñoDeAutoras estoy aprendiendo una barbaridad. El año pasado publiqué un pequeño resumen de lo que aprendí de mis autoras del 2018, y este año pretendo hacer lo mismo. He aprendido mucho como autor, ya que he dado con autoras que tienen unas maneras de escribir muy variadas. Algunas más duras y ásperas, otras más poéticas. Y estoy aprendiendo también que, ya seais autoras más conocidas o desconocidas, tenéis una generosidad infinita.

     En cuanto a ti y a La constelación de los dragones, he aprendido muchas cosas (aunque seguro que, conociéndote piensas que eso es imposible). Lo primero que he aprendido es que se pueden crear personajes adolescentes muy variados y reales a la vez, y que hablan como verdaderoas adolescentes (no como niños viejos, que se suele ver de todo en los libros). También he aprendido mucho con esa poética que tienes para integrar la naturaleza en todo. Quiero que los que se animen a leerte (que espero que sean miles) se fijen, por ejemplo, en el uso que haces en algunos pasajes de la luz y de cómo se filtra entre los árboles. Y no quiero olvidar tu uso del narrador. El meterlo como un personaje más es arriesgado y nos propone un juego que me ha encantado y me ha atrapado desde el principio. Y, por último, quiero destacar que en tu libro te he visto a ti: cada página destila trabajo, calidad en la escritura, delicadeza con los protagonistas y fantasía a raudales. Creo que con este breve resumen te habrás dado cuenta de que he aprendido mucho de ti.

      Muchas gracias por tu amabilidad, Maribel.

      ¡Gracias a ti!

      Y a ti, lector/a, gracias por pasarte una vez por El constructor de mundos. Espero que si no has leído aún La constelación de los dragones te animes a hacerlo una vez has conocido a la gran persona que se encuentra tras el teclado. Un fuerte abrazo.