A la hora de estructurar este blog, comencé a pensar cual debería ser la idea principal que quería desarrollar. Entonces un concepto me vino a la cabeza, el Worldbuilding o la Construcción de mundos. Y decidí que esta iba a ser la idea central que marcaría todo el blog. Lo considero un concepto muy amplio, y se suele focalizar su importancia mayoritariamente en el género fantástico. Yo pretendo analizar, dar ideas e investigar sobre mi visión personal de la Construcción de mundos en todo el espectro de la literatura, aunque por afinidad me centre más en la novela negra, el terror y la fantasía.

¿Qué es el Worldbuilding?

        En este punto creo que debería diferenciar el orígen del Worldbuilding como concepto y el origen de lo que yo considero la Construcción de mundos. Partiremos por la primera.

        El Worldbuilding podría definirse como el proceso de construcción de un mundo, a veces asociado a un completo universo de ficción. Pese a ser una palabra usada ya desde el siglo XIX, no ha sido hasta el siglo XX (y principalmente en la segunda mitad), cuando ha cogido gran relevancia, especialmente unidos a la fantasía y la ciencia ficción. Si te pregunto sobre una obra, seguro que enseguida te viene a la cabeza J.R.R Tolkien y El señor de los anillos. Pero la obra de Tolkien en la que más se puede disfrutar de su Worldbuilding sería El Silmarillion. Esta obra póstuma de Tolkien (la publicó su hijo Cristopher en 1977, tras la muerte de su padre) en realidad eran varias obras independientes, pero el propio Tolkien pensó en unificarlas. Es una obra densa y farragosa, con una gran cantidad de personajes, pero si no la has leído y eres un amante del Worldbuilding como yo, creo que la disfrutarás muchísimo.

        Pero esta Construcción de mundos no puede reducirse a la formación del Worldbuilding como concepto, sino que viene de mucho mas atrás. Si echamos un vistazo a las culturas antiguas y sus mitologías, nos encontramos con una apasionante y variada Construcción de mundos. Los egipcios con su Libro de los muertos, y el proceso que seguía la persona una vez fallecía, el Olimpo griego y sus dioses,… Como vasco no puedo olvidar nuestra mitología. El gran José Miguel Barandiarán (Antropólogo, etnólogo, sacerdote y responsable de que mi generación conozca y mantenga vivos los mitos vascos) solía decir una frase que se hizo muy famosa: “Todo lo que tiene nombre existe”. Los mitos trataban de explicar los conceptos que escapaban al conocimiento (los fenómenos meteorológicos, las enfermedades,…). Convivíamos con otros mundos ya fuera en el mismo espacio (la mitología vasca por ejemplo), ya fuera en el mas allá.

¿Como entiendo yo la Construcción de mundos?

        Mi concepto de Construcción de mundos va mas allá de la creación de un mundo o un universo (muchas veces unido a la fantasía). Me interesa el mundo creado en cada novela, en cada escrito. La acción discurre en un momento y lugares precisos (que pueden ser reales o no), y para dicha acción el escritor ha creado una atmósfera, una situación física, unos personajes y una realidad. Esa es la Construcción de mundos que me interesa. Me apasiona El Silmarillion y su mundo tan complejo, pero también me encanta analizar el mundo creado por Agatha Christie en sus Diez Negritos.

        Conceptos como Realismo Mágico no hacen mas que recalcar muchas veces la fina línea que separan el mundo real construido para una novela y un mundo mágico. No puedo dejar de citar, por ejemplo, la obra de Gabriel García Márquez y la creación de Macondo como lugar donde ocurren varias de sus novelas. Del mismo modo, mas cercano, subrayar a Bernardo Atxaga y su Obabakoak. Si no lo has leído, te lo recomiendo encarecidamente (la película de Montxo Armendariz considero que no le hace justicia). Yo la leí en euskera, pero me comentan que la traducción al castellano, realizada por el propio autor, es maravillosa. Tampoco puedo olvidar a Haruki Murakami y su obra. En 1q84, por ejemplo, habla sobre la realidad o las distintas realidades, y la delgada línea que a veces las separa.

        Pero como decía, la construcción de mundos no tiene por que tener relación directa con la fantasía. Una de las cosas que mas me gusta de Ken Follet es como construye el universo donde ocurre su acción. Es cierto que para mucha gente el exceso de detalles en sus narraciones los saca de la historia, pero he de reconocer que a mí me hace disfrutar muchísimo, ya sea en el medievo con sus pilares de la tierra, como en su trilogía sobre el siglo XX. Se trata de espacios que se basan en la realidad, pero que él los trabaja al detalle como podría darse en un mundo de fantasía.

Mundos construidos

        Una parte importante del blog la dedicaré a analizar distintos mundos construidos, dado que si queremos construir nuestro mundo, no hay nada mejor que aprender de lo ya realizado. Partiré de distintas mitologías para llegar a los mundos construidos en la literatura. Todo ello intercalándolo con consejos útiles sobre la Construcción de mundos.

        Esta misma filosofía pretendo trasladarla a las reseñas de los libros que voy leyendo. Aparte de dar mi opinión sobre el libro en sí, pretendo analizarlo desde el punto de vista de la construcción de los personajes y de la construcción del mundo donde ocurre la acción. Un primer ejemplo sería la reseña que publiqué del libro de Ricardo Alía El Signo del Dragón.

        Si quieres darme tu opinión, o proponerme un tema en concreto a tratar, déjame un comentario. Pretendo que este blog no sea unidireccional, sino que sea interactivo y que los lectores y/o escritores puedan opinar, proponer temas, o incluir artículos.

        Gracias por leerme, y seguimos en contacto en El Constructor de Mundos.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar