Construyendo una religión II: Tipos de religiones.

//Construyendo una religión II: Tipos de religiones.

Construyendo una religión II: Tipos de religiones.

        Buenos días y bienvenid@ a El Constructor de Mundos. Una religión puede ser un factor determinante del worldbuilding de una novela. Hace un tiempo publiqué un artículo introductorio sobre la construcción de una religión para nuestras historias. Si no lo has leído, puedes hacerlo aquí. Ahora es el momento de profundizar en el tema, e ir desgranando en los siguientes artículos las distintas facetas de una religión creada para nuestro mundo literario. En este caso, voy a analizar los tipos de religión y la utilidad que pueden tener en el desarrollo de una historia. Comencemos.

1.- Religión o mitología:

        Cuando hablamos de temas de fe, pueden confundirse los términos religión y mitología. Por lo tanto, para arrancar este artículo lo ideal es acudir a la RAE y dejar que ellos expliquen los distintos términos:

        Religión: Conjunto de creencias o dogmas acerca de la divinidad, de sentimientos de veneración y temor hacia ella, de normas morales para la conducta individual y social y de prácticas rituales, principalmente la oración y el sacrificio para darle culto.

        Mitología: Conjunto de mitos de un pueblo o de una cultura, especialmente de la griega y romana. Y en este sentido, mito es una narración maravillosa situada fuera del tiempo histórico y protagonizada por personajes de caracter divino o heróico.

        Por lo que vemos, ambos conceptos hablan de personajes de caracter divino, pero mientras en la religión se habla de creencias y dogmas, en mitología se habla de narración maravillosa. Muchos suelen diferenciar ambos conceptos dependiendo de si actualmente hay creyentes o no. Aunque es cierto que hay veces, para atacarse unas religiones a otras, que suelen decir que los dogmas de los demás no son más que mitos. Viniendo al planeta tierra, hablamos de mitología cuando hablamos de los dioses egipcios, griegos, romanos o nórdicos (por poner ejemplo), pero en cambio hablamos de religión cuando hablamos de las creencias actuales, ya sean mayoritarias como minoritarias. Por lo tanto, puede llegar a decirse que cuando una religión muere, se convierte en mitología.

2.- Origen de las religiones:

        Si nos remontamos mucho en el tiempo, podemos ver que la religión sirvió a nuestros antepasados para entender su entorno, a para usarla a su favor. Así, se adoraba a sus dioses para favorecer la caza, una buena recolección de frutos o incluso para la fertilidad de la tribu. Para lograr dichas cosas, solían realizarse pequeños rituales, con lo que podríamos decir que en ese momento nació la religión.

        En origen, por lo general solían ser religiones politeístas. Podían encontrarse dioses cazadores o diosas de la fertilidad (como mostrarían las venus de piedra, por poner un ejemplo). En este punto podríamos unir la religión con distintas artes (pinturas, escultura,…), de lo que hablaré en el cuarto capítulo de esta serie de artículos.

        Parece ser que los rituales y las ceremonias solían llevarse a cabo por los ancianos de la tribu, ya que eran religiones orales y los ancianos eran la fuente del conocimiento de la tribu. Y poco a poco fueron evolucionando, hacia un orden jerárquico con sacerdotes, rituales más elaborados, una estructura más fuerte. Es por eso que si en tus novelas hablamos de religiones más cercanas, los rituales solían llevarse a cabo por el entorno próximo, pero si pretendes creas una religión más evolucionada, esto suele requerir cierto grado de organización y un estamento superior que vele por los intereses de la religión. Eso siempre que pretendamos seguir la estructura de nuestras religiones, ya que al crear una nueva, va a depender del entorno y del mundo que estemos formando, Y en este nuevo mundo creado las leyes las pone uno mismo.

La venus de Willendorf

La venus de Willendorf

3.- División de religiones por sus dioses:

        Las religiones pueden dividirse por distintos conceptos: sus dioses, sus orígenes, sus rituales,… En este apartado voy a dividir las religiones dependiendo de la presencia o ausencia de dios:

  • Religiones no teistas: Se trata de una serie de religiones en las que no existe la presencia de ningún dios. Muchos consideran estas religiones como casi filosóficas, ya que suelen ser una serie de conceptos de cara a lograr el camino de la iluminación. Pero hay en algo que se diferencian de la filosofía, y es que en este tipo de religiones existen una serie de rituales y tradiciones que ayudan en el camino. Este tipo de religión se pueden dar en historias en las que el personaje va a sufrir una evolución personal y la religión le ayude en esa evolución. No buscará el contacto con un dios, sino que tratará de evolucionar desde el interior. Si buscamos inspiración en religiones reales, convendría bucear en el budismo o el taoísmo. Solo un apunte, mucha gente considera a Buda un dios, pero en el budismo es un ejemplo a seguir, no un dios.
  • Panteísmo: En este tipo de religiones la naturaleza y dios son un mismo concepto. Cuando existe un dios, suele decidir de manera omnipotente sobre todo, incluídas la naturaleza (podríamos hablar del diluvio universal, por poner un ejemplo), pero en este caso la naturaleza es un todo, no requiere de agentes externos. Es por ello que se considera que en este tipo de religiones la naturaleza es la pieza central de la existencia. Esto nos lleva a que algunos concluyan que podría tratarse de una especie de ecologísmo llevado a la divinidad. Muchas religiones y creencias antiguas se cimientan en el panteismo. También hay quien relaciona el Panteísmo con el Ateísmo, ya que al colocar a la naturaleza en el centro puede que se trate de mostrar la inexistencia de un dios. Así, por ejemplo, la mitología vasca que adoro tiene una diosa superior llamada Amalur, Madre Tierra. En la literatura, se me ocurren dos escenarios donde el Panteísmo podría ser muy inspirador. Podíamos hablar por un lado de una sociedad completamente ecologísta, donde la naturaleza se respeta por encima de todo, y este mismo concepto conllevaría entender el entorno como un dios protector (o no). Pero por otro lado, también podríamos hablar del caso contrario. En una sociedad donde la naturaleza es arrinconada hasta casi desaparecer, una religión panteísta podría poner los cimientos y marcar el camino hacia una recuperación (o hacia la extinción del ser humano). Como puedes ver, un mismo concepto puede llevarnos por caminos diametralmente opuestos.
  • Religiones teístas: Son las religiones que tienen a un dios (o varios) en el centro de su existencia, y que todo gira en torno a ellos. Son el tipo de religiones más extendidas y el primer concepto en el que pensamos cuando nos planteamos crear una religión. En el último punto del artículo profundizaré en el tipo de religiones teístas que existen para poder ayudar a la creación de nuevas religiones literarias, pero como pincelada puedo comentar que el caracter y el fin del dios o los dioses de nuestra religión puede ser desde colaborativo (ayudando en la historia para que se logre el final deseado) hasta vengativo (castigando a la humanidad, y en especial a nuestros protagonistas).     
capilla sixtina

.

4.- Tipos de religiones teístas:

        Como he comentado con anterioridad, las religiones teístas son aquellas en las que un dios o varios dioses se encuentra en la cúspide de su creencia. Entre ellas podemos encontrar la mayoría de las religiones pasadas y de las presentes. No podemos evitar pensar en el Olimpo griego, allá donde habitaban sus dioses con Zeus a la cabeza, o la apasionante mitología egipcia (véase que hablo de mitología cuando en su momento era la religión imperante en el país durante siglos). Según la cantidad de dioses podríamos dividir las religiones politeístas en tres grandes grupos:

  • Religiones monoteístas: Son aquellas en las que existe un único dios por encima de todas las cosas. En este grupo podríamos meter a tres de las mayores religiones de la actualidad: Cristianismo, Islamismo y Judaísmo. Pero hay que subrayar una cosa, que exista un único dios no quiere decir que tenga que ser el único ente sobrenatural de la religión. Ahí podríamos incluir a una gran cantidad de seres como los ángeles, los demonios,… Cabe destacar que en este tipo de religiones hay un personaje “humano” que adquiere una importancia suprema: el profeta. Suelen ser personas que tienen una relación directa con su dios y sirven como catalizadores de la religión. Son las personas que ponen voz a la palabra de su dios. En este sentido, un profeta podría ser un personaje impresionante para una novela, una persona que hace de altavoz de su dios y guía (o trata de guiar a su pueblo) por el camino correcto. Puede ser un personaje sufridor (enfrentándose al poder establecido) o heróico (guiando a toda una comunidad hacia el buen camino y el éxito). Por lo tanto, el viaje vital de nuestro personaje puede ser un bello camino de rosas o un tortuoso camino de espinas.
  • Religiones dualistas: Son un tipo de religion muy especiales, ya que se trata de dos entidades (o digamos dioses) completamente opuestos y que se enfrentan eternamente. Hay gente que cree, erroneamente, que en esta categoría podría entrar el dios cristiano en su lucha con el diablo. Pero no es así, ya que no hay que olvidar que el diablo, por muy poderoso que sea, no era más que un ángel caído. Para entender este concepto, puedes buscar información sobre el Maniqueísmo, una religión antigua persa en la que se admitían dos principios creadores en constante lucha: el bien y el mal. Consideraban que el alma del hombre era de dios, pero el cuerpo de las tinieblas. Resumiendo, la luz era el alma encerrada en el cuerpo, y lo que se trataba era de lograr liberar la Luz atrapada. Uno de los conceptos curiosos del Maniqueísmo era que liberaba a la persona de la responsabilidad del mal que podía cometer, ya que era fruto del poder de las Tinieblas. Como puedes ver, el Maniqueísmo en sí ya es una gran fuente de inspiración para tu posible religión literaria, una eterna lucha entre el bien y el mal donde el papel del protagonista podría ser llegar a liberar su Luz de su cuerpo de Oscuridad.
  • Religiones politeístas: Son aquellas que constan de varios dioses, normalmente viviendo en su panteón (como podría ser el Olimpo griego). Hay que decir que aunque haya varios dioses, no todos tienen por qué tener el mismo rango. Así, en la grecia antigua, no tendrían el mismo rango el gran Zeus y Atenea, por mucho que se levantaran grandes templos para adorar a ambos. Es un tipo de religión que permite dar mucho juego. Como ocurría en Grecia, cada ciudad podría adorar a uno o más dioses, y esto podría crear enemistades entre ciudades vecinas. También hay que pensar que cada dios personificaba el poder sobre algo: la guerra, la belleza,… con lo que cada uno tendría su historia. Una religión politeísta literaria podría plantear a los dioses en armonía o en lucha constante. Y así, si los dioses mantenían una lucha eterna, los pueblos que adoraran a cada uno de ellos tendrían que estar obligatoriamente enemistados con el pueblo adorador del enemigo de su dios. Y en ese escenario de odios divinos, podría nacer una historia de amor entre pueblos opuestos. Tendríamos una versión de Romeo y Julieta, pero donde los poderes de los dioses penderían peligrosamente sobre la cabeza de los amados.

        Y hasta aquí este artículo sobre los tipos de religiones aplicables al worldbuilding. Espero que te sea útil. El siguiente artículo de la serie tratará sobre los dogmas, escritos y mandamientos de las religiones, algo que condiciona por completo la forma de entender la religión y los rituales por parte del pueblo. Y ahora que sabes algo más sobre la creación de una religión, espero que te animes a participar en el concurso de Worldbuilding que tengo en marcha junto con Gema Moratalla hasta el 6 de Mayo. Rellenando un simple cuestionario podrás dar forma a la religión que quieras y tendrás la posibilidad de escribir un relato a cuatro manos con la autora de El templo de los inocentes. Pulsa aquí si quieres participar.

        Muchas gracias por pasarte por El constructor de mundos. Espero que volvamos a vernos pronto. Si quieres saber las novedades del blog no dudes en suscribirte, y si quieres contarme tus experiencias en la creación de una religión déjamelo en los comentarios. Un fuerte abrazo y hasta pronto en El Constructor de Mundos.

By |2018-06-11T20:06:05+00:00abril 13th, 2018|La Construcción de mundos|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.