Reseña La noche de las panteras

//Reseña La noche de las panteras

Reseña La noche de las panteras

Título: La noche de las panteras

Autora: J.G.Mesa

Editorial: Premiun Editorial. Colección Tánatos

Fecha de publicación: 6 febrero 2018

Número de páginas: 180

Sinopsis:

     «Había un perro viejo y terrible al borde de una luz redonda de farola, una luna falsa, amarilla, como un iris lleno de glaucomas».
      Hay rastros, olores e instintos que preceden al miedo, como latigazos de peligro moviéndose indiferentes en las cien mil sombras de la ciudad. Terrores biológicos y atávicos a un tiempo que invaden el territorio de la razón. Culturistas aferrados con cadenas a sus bull terriers, mujeres venidas de hombre que deben atravesar la ciudad para proteger a un crío, policías corruptos o sanitarios de hospitales de guardia… Nadie está preparado para enfrentarse a ese tipo de ataques.

      Un retrato de la sociedad que pone de relieve nuestro cinismo y conjuga, como pocas novelas lo han hecho, un trasfondo social complejo propio de la raza humana y los instintos primitivos que poseemos.

 

CONSTRUCCIÓN DEL MUNDO:

      Antes de arrancar el análisis en profundidad de la novela debo decir que esta reseña viene de mi participación como jurado en los premios Guillermo de Baskerville en la categoría de novela corta. Estamos hablando de una novela de terror muy poco al uso, con un cierto tono de road movie y novela un tanto coral. Ha sido todo un descubrimiento tanto en forma como en fondo, y aquí trataré de analizarla sin destriparla.

      La acción se sitúa en una ciudad española indeterminada. El autor no hace incapié en cual es dicha localidad y considero que es uno de sus aciertos. Al dejar la puerta abierta a la localización concreta, cada uno tiramos de nuestro propio imaginario para dibujar las localizaciones de las escenas, haciéndolas aún más cercanas.

      La acción arranca con un camionero que, sin que sepamos muy bien por qué, suelta a una serie de grandes felinos en la ciudad. Pronto descubriremos que no son los únicos, ya que en el puerto aparecen otros,… De esta manera la ciudad se plaga de animales muy peligrosos y comenzamos a saltar en escenas muy cortas de unos escenarios a otros, visitando los distintos rincones de la ciudad.

      Pero lo que he contado es el escenario de la acción, y esta novela es mucho más que eso. En el apartado de la opinión analizaré en profundidad los distintos planos de lectura que se pueden hacer de La noche de las panteras, ya que son varios. Esta acción sirve para ponernos en bandeja una serie de personajes y acciones que muestran que las verdaderas bestias no son aquellas que sueltan para sembrar el pánico, sino que son los habitantes de la propia ciudad.

      Visitamos una serie de escenarios en la ciudad que se describen a base de pequeños brochazos: un club de transexuales, un hospital, un pequeño centro de salud, las marismas de las afueras de la ciudad,… todos ellos se describen con pocos detalles para no detener la acción, pero gracias a las vivencias personales del lector pueden reconocer esos espacios, logrando que la acción se adapte al lugar que el lector dibuje en su mente.

      En definitiva, el trabajo de worldbuilding de esta novela podía parecer pequeño, ya que al no describir ni el lugar exacto ni detallarlo, no terminamos de saber donde nos situamos. Pero a su vez nos da los detalles justos y necesarios para que podamos construir en nuestra mente la ciudad de La noche de las panteras partiendo de la ciudad de cada uno. Hay novelas en las que se prima, con acierto, la acción sobre las descripciones más detalladas, y esta novela corta es una de ellas.

     

Portada de La noche de las panteras

.

CONSTRUCCIÓN DE LOS PERSONAJES:

        Como he dicho al comenzar la reseña, esta novela es bastante coral. Se va saltando de un escenario a otro conociendo nuevos personajes. De algunos de ellos no sabemos ni el nombre, como pueden ser el motorista, el camionero,… pero hay otros que surgen en más de una ocasión durante la novela, principalmente tres que sirven como un pequeño hilo conector de la novela. En este apartado voy a analizar los cuatro que más me han impactado:

  • Victoria Alborada: Es una de las protagonistas de la historia. Una transexual que canta por Amy Whinehouse en un local clandestino de transexuales. Durante la historia va dejando pinceladas de la dureza de su infancia hasta llegar a ser quien es ahora. Muestra que tiene un gran corazón con David, el niño que lleva unos días yendo al callejón del club. Realiza una serie de muy interesantes reflexiones sobre la sexualidad y la tolerancia. Está en el momento de su vida en el que se encuentra mejor consigo misma, por mucho que situaciones como la que vive con Silvia hace que se sienta muy incómoda.
  • David: Es un misterioso joven que lleva un tiempo apareciendo en el local. Parece un ser indefenso, perdido, que provoca una necesidad en las chicas (en especial en Victoria) de querer protegerle y ayudarle. No sabemos muy bien quién es, qué hace allí y que le ocurre. Está casi siempre en silencio. Se trata de un personaje que tendrá un peso muy importante en uno de los giros más impactantes y sorprendentes del libro.
  • Silvia: Es una mujer con mucho caracter. Amiga (o algo más) de Victoria, tiene un fuerte dilema con ella sobre la sexualidad y la personalidad (tanto suya como de Victoria). Es el personaje que mayor evolución sufre a lo largo del libro, volviéndose protagonista hacia el final de La noche de las panteras. Es una mujer apasionada donde las haya.
  • Juana Lugano: Agente de policía. Arranca la novela patruyando junto a un compañero. Tras un momento de incertidumbre y sustos, se encuentran con el trio compuesto por Victoria, David y Silvia, y tiene una reacción que sorprende. Poco a poco vamos conociéndola un poco más y entendiendo parte de sus reacciones (muy duras e impactantes). Es un personaje que, pese a que tampoco es que salga mucho en la novela, llama mucho la atención y me parece que está muy bien trabajado.

      Hay más personajes en la novela, como el motorista con la mejor y peor suerte del mundo,… Y no quiero olvidarme de otros de los protagonistas de la novela, los grandes felinos. En ciertos momentos de la novela se vuelven los protagonistas, y vemos las escenas a través de sus ojos. Con este gesto creo que el autor logra un doble efecto: hacernos ver que las bestias no son tan malas como podrían parecerlo, logrando resaltar aún más que las auténticas bestias son las que andan erguidas sobre sus piernas.

OPINIÓN:

      Una vez analizados el Worldbuilding y la construcción de sus personajes, es el momento de empezar con la crítica de esta novela corta de terror tan diferente. Me ha parecido muy original por muchos aspectos. Como he dicho con anterioridad tras soltar las bestias por las calles, vivimos una serie continua de pasajes donde el peligro acecha entre las sombras. Pero quiero decir que, aparte de la lectura inicial de la novela, hago dos lecturas muy diferentes que hacen que esta novela me parezca muy rica en matices.

      La primera lectura es la lógica, la literal. Unos supuestos terroristas deciden soltar grandes felinos en una ciudad para sembrar el pánico. Sin que sea destripar la novela, se puede decir que no es el único ataque que recibe el pais. Una situación tan extraña provoca una serie de escenas muy bien construídas, donde sentimos la verdadera intranquilidad y el miedo ante lo que supone que en un lugar como una ciudad (o más conctretamente, por ejemplo, en un hospital) entre un factor externo tan peligroso como una serie de animales muertos de hambre. Hay varias escenas muy destacables en esta lectura, donde se logra esa sensación de tensión ante un posible salto de un felino en cualquier momento. Pero esta, aun siendo una lectura muy interesante, no me parece lo más destacado de La noche de las panteras.

      La segunda lectura que hago es la que suele llamarse la jungla de asfalto, donde las bestias somos nosotros, los humanos. El autor, de una manera muy inteligente, nos pone en algún momento en la piel de algún felino para que como lector empaticemos con ellos y veamos que no hacen más que sobrevivir. Pero los humanos, en cambio, muestran lo peor de su naturaleza en más de una ocasión. Lógicamente los primeros serían los terroristas, causando ese caos. Pero, a medida que vamos conociendo a los personajes, vamos viendo que las verdaderas almas negras son de humanas. Pese a ser una novela corta podemos respirar odio, miedo, traición, venganza, vergüenza,… todos ellos sentimientos muy humanos y que muestran la cara más podrida de la sociedad. Esto es, para mí, lo más destacable de La noche de las panteras. Que el autor logra realizar una radiografía oscura y sordida de la sociedad partiendo de una premisa que podría parecer simple.

      Y querría hacer una tercera lectura de otro aspecto que me ha impresionado mucho: la formal. La manera de escribir de J.G. Mesa me ha encantado, llenando el texto de metáforas, de juegos de palabras,… enriqueciendo mucho el texto. Además lo logra sin que se pierda ritmo en ningún momento. He llenado mi cuaderno de apuntes de frases ingeniosas y de detalles que muestran que el texto está muy trabajado. Y como se suele decir, para muestra un botón: El policía Ernesto Saavedra sintió un hermanamiento cobarde entre los testículos y el estómago cuando su compañera señaló al frente. Tengo que reconocer que se me escapó una carcajada con la expresión. Y como esta, tengo varias apuntadas que me muestran a J.G. Mesa como a un autor al que seguir por su manera tan especial y personal de escribir.

       En cuanto a la novela, me ha gustado como el autor nos traslada de un lugar de la ciudad a otro en cada momento. Es casi como si fuéramos saltando de cámara de seguridad a cámara de seguridad, viendo lo que ocurre en cada rincón. Pero no se centra solo en la acción. Pone mucho énfasis en que los lectores empaticemos con la situación, haciéndolo todo más real.

      Todos los personajes se salen de lo cotidiano, pero a su vez no nos sentimos extraños al seguir el camino junto a ellos. Son almas torturadas, dolidas, con heridas causadas por la vida. Ninguno de ellos te deja indiferente. Pero el autor logra que en ningún momento nos parezcan inverosímiles, pese a haber rebuscado entre las sombras.

      En definitiva, La noche de las panteras es una novela corta de terror muy recomendable tanto en fondo como en forma. Escrita de una manera muy inteligente donde el foco del terror arranca en unos felinos hambrientos al principio, pero que con el paso del tiempo vamos viendo que no solo hay que temerlos a ellos. Una lectura que seguro no te dejará indiferente.

TE GUSTARÁ LA NOCHE DE LAS PANTERAS SI…

  • Quieres leer una novela corta de terror muy original y diferente.
  • Te gustan las novelas con una historia que podría parecernos sencilla, pero con unas lecturas mucho más profundas y ricas.
  • Te gusta las historias corales donde vamos saltando por distintos escenarios, a un ritmo vertiginoso.
  • Quieres disfrutar con una serie de escenas muy bien construídas, como por ejemplo la del ataque de las leonas en el hospital.
  • Si quieres disfrutar y sufrir con una novela donde la acción prima por encima de todo.
  • Quieres saber lo que es vivir una situación terrible y angustiosa.
  • Disfrutas leyendo una novela que nos muestra lo mejor y sobretodo lo peor del ser humano.
By |2018-11-13T17:13:07+00:00noviembre 13th, 2018|Reseñas|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.