Título: Legado de plumas

Autora: Marina Tena Tena

Editorial: Literup ediciones

Fecha de publicación: 2018

Número de páginas: 136

Sinopsis:

      «Mi madre nos quería hasta la locura. Hasta la desesperación. Por eso nos arrancó los ojos. Era el precio de soñar que podía salvarnos así la vida».

         El sacrificio de su madre salva la vida de Briana y Arlen. Consigue que los ángeles decidan adoptarlos como mascotas a las que cuidar en su torre de cristal. Pero los niños crecen, su tiempo se les acaba. Briana sabe que deben huir o morir. Pero ¿pueden escapar de unas criaturas tan poderosas?

         Legado de plumas es la primera publicación de Proyecto Válidas, una iniciativa para mostrar protagonistas con incapacidades. Briana y Arlen nos demuestran la lucha por la supervivencia cuando te lo han arrebatado todo.

 CONSTRUCCIÓN DEL MUNDO:

     Para explicar el mundo que ha creado Marina Tena Tena en esta novela corta hay que empezar por una de las premisas que más me interesaron de la novela. No es hacer ningún tipo de spoiler, ya que aparece en la sinopsis, si digo que la madre de nuestros dos protagonistas arranca los ojos de sus hijos para salvar sus vidas. Eso hace que el mundo que conozcamos de la novela es un mundo ciego, sin imagen. Pero no por ello es un mundo simple ni sin matices, ya que ha hecho un gran trabajo desarrollando los otros sentidos.

      Marina creo que es muy inteligente marcando el punto de partida de la novela. Arrancamos con esa escena terrible, que analizaré en la opinión, y creo que no puede ser un comienzo mejor. Porque si nos hubiera introducido un tiempo antes, mostrando la vida de los protagonistas antes de esa experiencia tan traumática, la visión de la novela (nunca mejor dicho) sería muy diferente. Nosotros aterrizamos en el mundo de Legado de plumas en ese mismo momento, y todo lo que descubramos de él será a través de las experiencias de la narración en primera persona de Briana.

      El mundo de Legado de plumas se reduce a la torre donde viven los dos jóvenes protagonistas con sus dos captores. Estos son dos ángeles, o lo que se supone que son dos ángeles por lo que han escuchado hablar a su madre antes de que los atraparan. Así que, sin verlos, tenemos que familiarizarnos con la existencia de unos ángeles que nunca podremos ver, pero sí sufrir.

      La utilización de los sentidos que hace Marina me parece sublime. Estamos acostumbrados a novelas donde nos narran maravillosos paisajes, grandes ciudades, el físico de los personajes. Pero aquí no. Aquí sobretodo hablamos de sensaciones, de sonidos y de tacto. Con esas herramientas, que muchas veces olvidamos en las novelas, tenemos que constuir una imagen mental de la torre donde viven y de cada estancia. Desde el tacto de las paredes, la distribución de la comida, la voz de los dos ángeles,…

      Hay una herramienta que ha sabido utilizar Marina y que considero la más acertada: Narrar la historia en primera persona. Esto lo analizaré en el apartado de opinión de manera más profunda, pero al hacerlo así ayuda a que nos introduzcamos en la historia y que sintamos lo mismo que siente Briana a cada momento. No hay narraciones exteriores, no hay explicaciones, solo sensaciones de la protagonista.

      Creo que para disfrutar de esta historia podría hacerse un audiolibro de Legado de plumas. Ahí dejo la idea para su gran editorial, Literup. Creo que escuchando el libro, con los ojos cerrados, y centrados en esas sensaciones que nos transmite la autora podría disfrutarse mucho de esta gran novela corta.

Portada de legad de plumas

.

CONSTRUCCIÓN DE LOS PERSONAJES:

        Legado de plumas es una novela corta con muy pocos personajes. Aunque al final de este análisis hablaré un poco sobre el papel de la madre, me voy a centrar en los cuatro personajes principales de la historia: los dos hermanos y los dos ángeles. Marina logra que cada uno, pese a ser una novela corta, tenga una personalidad y unas características diferentes y diferenciadas. Son cuatro personalidades muy interesantes que me lanzo a analizar:

  • Briana: Es la gran protagonista de la novela, ya que está narrado en primera persona (y en presente, que agrega cierto ritmo e intriga a la historia). Es una joven fuerte, decidida, que es muy consciente de lo quee stá viviendo y quiere salir de ahí cuanto antes. Pero hay por algo que tiene que pasar. Tiene que convencer a su hermano, que no está tan convencida como ella. Al conocer la historia en primera persona nos permite hacer nuestros los sentimientos y las sensaciones de Briana. Muestra una fortaleza y una entereza envidiable, pese a estar en la situación en la que está. Hay varias escenas maravillosas de Briana. Me quedo con una en el que hay uno de los ángeles y un gran frigorífico. Tiene un ritmo y transmite tanto, que hace que agarres el libro y no puedas soltarlo hasta llegar al final.
  • Arlen: Es el hermano de Briana. Es un joven que lo daría todo por su hermana, pero no siente lo mismo (al menos no tanto) que siente ella por los ángeles. Él tiene una relación muy especial con Tamiel, uno de los dos ángeles. Y eso hace que también se convierta en el objeto de las iras de Azrael, el otro ángel de la torre. Esa mezcla de sentimientos hace que Arlen sea mucho más dubitativo que su hermana, y que tenga que enfrentarse más de una vez a un momento de escoger entre su hermana y los ángeles. Además, es la mente más consciente de los dos en cuanto a que no saben lo que ocurre más allá de la torre y teme que ellos dos, ciegos, no puedan sobrevivir en el exterior.
  • Tamiel: Es el angel “bueno” de la historia. Se encuentra más de una vez entre Azrael y los jóvenes. Quiere mucho a Azrael, pero a su vez Marina nos muestra que también siente algo por Arlen (no tanto por Briana). Eso hace que esté en medio de todos los problemas, en una situación muy incómoda. Me gusta mucho cómo Marina ha creado este personaje, lleno de grises. Sería mucho más fácil caricaturizar a los dos ángeles como carceleros de los jóvenes, pero hay momentos en los que sientes afecto por Tamiel, ya sea por sus sentimientos hacia Arlen como por lo que padece junto a Azrael.
  • Azrael: El angel malo de la historia, un villano maravilloso. Es cruel y despiadado. Sabe de su poder con respecto a los dos jóvenes que les sirven, y lo utiliza muy bien. No puede evitar molestarse cuando ve las reacciones que tiene Tamiel con el joven Arles. Me gusta mucho cómo Marina monta esta fachada de angel prepotente y un tanto sádico a su manera, pero cómo todo se viene abajo en la escena que he comentado antes con un frigorífico. Es el contrapunto fuerte a Briana, mientras que sus dos compañeros, el hermano y Tamiel, son a veces más víctimas que otra cosa de ellos dos.

      Como he dicho antes, estos cuatro son los protagonistas de la novela Legado de plumas, pero hay otro personaje que pese a aparacer poco en la novela tiene una gran importancia. Es la madre de Briana y Arlen. Presa del mundo en el que viven, y convencida de que así los salvaría, arranca los ojos a sus hijos. Y no creas que lo hace de una manera amorosa, sino salvaje. Es la que en realidad revoluciona todo y crea la situación perfecta para que los ángeles se apiaden, o algo parecido, de los dos niños.

      En definitiva, todos son grandes personajes. Hay veces en los que debido a la longitud de la novela corta te da la sensación que los personajes son un tanto vacíos, ya que nos tenemos un desarrollo suficiente en la historia. Aquí sentimos que los cuatro tienen un pasado, y puede que un futuro (al menos algunos, pero no diré más), pero sí están trabajados y casi puedes tocarlos, ya que no podemos verlos.

OPINIÓN:

      Una vez analizados el Worldbuilding y la construcción de sus personajes, es el momento de empezar con la opinión personal de esta gran novela corta. Quiero adelantar que me ha encantado, me ha enganchado sobremanera y ha conseguido que una a Marina Tena Tena a mi lista de autoras a tener muy en cuenta.

      Primero explicaré cómo llegó este libro a mí. Lo compré en el Celsius del 2019. Hacía tiempo que seguía el trabajo que hacía Literup y quería comprar algo suyo. Además me enteré de su iniciativa Proyecto Validas, donde quieren mostrar protagonistas con incapacidades, de lal que Legado de plumas es la primera publicación. Así que lo compré y se unió a la enorme lista de lecturas pendientes.

      Pero llegó el momento en el que los Diseccionadores de novelas, con Consuelo Abellán como maravillosa maestra de ceremonias, propusieron la lectura de Legado de plumas y fue la excusa perfecta para que esta novela corta ganara posiciones y la leyera. Y desde el momento en el que la empecé quedé impactado.

      Es una novela que te engancha desde el primer párrafo. Para muestra un botón:

      Mi madre nos quería hasta la locura. Hasta la desesperación. Por eso nos arrancó los ojos. Era el precio de soñar que podía salvarnos así la vida.

      Con ese arranque puedes imaginar que ya te corta la respiración. Pero es que sigues ese prólogo y vives en tus propias carnes cómo esta madre desesperada por salvarlos les arranca los ojos, con todo detalle. Sientes el miedo, sientes el dolor y la angustia. A eso ayuda mucho que esté contado en primera persona, ya que Briana te arrastra para que sientas lo mismo que sintió ella.

      Y a partir de ahí la novela se va desarrollando. Marina es muy hábil utilizando la ceguera de la protagonista, ya que gracias a ello solo podemos intuir lo que está ocurriendo a su alrededor. Casi podemos sentir el tacto frío de la cocina de la torre de los ángeles. Nos ponemos alerta cuando escuchamos con Briana la presencia de uno de ellos, y la acompañamos en su ansia de libertad.

      También hay que destacar la utilización de la primera persona en presente durante toda la historia. Si vivieramos la historia en tercera persona estaríamos tentados a pedir al narrador que nos explicara más los espacios, que nos detallara lo que podríamos ver en la torre. Pero Briana no puede ver, y al ponernos en su lugar enseguida asumimos que no podremos ver nada en la novela, y que todo tendremos que percibirlo a través del resto de sentidos.

      La utilización de la figura de los ángeles me encanta. Tenemos creado en el imaginario popular la sensación de que los ángeles son seres bondadosos y que solo hacen daño a quien merece. Pero de pronto nos encontramos con dos que utilizan como esclavos a dos niños ciegos. Y no solo eso, la autora nos va dejando pistas sobre la verdadera naturaleza de esos ángeles. Pero son detalles que va soltando a lo largo de la historia que no detallaré. Lo que sí tengo que decir es que me fascina ese juego de la figura de los ángeles, crueles, pero que también muestran su lado más “humano” llegado su momento.

      También quiero destacar el ritmo de la historia. Es cierto que 136 páginas no son muchas, sobretodo en formato bolsilibro, pero Marina consigue que estemos atrapados en esa torre deseando saber el final. No es una novela que se desmadre y estemos en una continua montaña rusa. Tiene sus momentos de inflexión. Todo ello hace que sintamos que Legado de plumas no es solo un libro, es una experiencia.

      Briana nos habla de la posibilidad de libertad, pero en sus diálogos con su hermano reflexionamos sobre qué habrá en el exterior y si ellos podrían sobrevivir. Al no saber nada del exterior, de una manera consciente y muy bien trabajada, Marina nos encierra en el eterno debate de si es mejor lo malo conocido. 

           En definitiva, es una novela muy recomendable. Se lee rápido, atrapado sin remedio hasta saber el final. Es una genial muestra de diversidad y de cómo se puede manejar un mundo literario sin utilizar la vista. Como he dicho antes es un libro que se siente, y se sufre. Espero que le des una oportunidad tanto a la autora Marina Tena Tena como a su editorial Literup. Disfrutando de obras así es como se descubre la razón por la que la novela corta está en un momento muy dulce. Porque Legado de plumas es corta en duración, pero llena de contenido y de calidad.

      TE GUSTARÁ LEGADO DE PLUMAS SI…

  • Quieres leer una historia que te atrapará hasta el final.
  • Te gustan las novelas cortas muy bien escritas.
  • Eres un lector de los que aceptan el reto de conocer otro tipo de personajes, demostrando incapacidades pero de mucho valor.
  • Buscas disfrutar con una verdadera clase sobre cómo mostrar las escenas sin utilizar la vista.
  • Te gustan las novelas en primera persona y en presente.
  • Disfrutas conociendo una autora que con solo el arranque de la novela te demuestra que va muy en serio.
  • Quieres disfrutar de un buen mal rato de lectura, con angustia e incertidumbre, y apostar por un formato y una editorial que saben lo que hacen, y lo hacen con gusto y cariño.