Título: Gaedheal, libro I de las invasiones.

Autora: Maite Mosconi

Editorial: Autopublicado

Fecha de publicación: 15 de marzo del 2018

Número de páginas: 407

Sinopsis:

      Antes de que la Gaedheal se llamara como tal, almas errantes caminaban noche tras noche por esta tierra en busca de redención, hasta que alguien las abordó en su peregrinaje…

      Los dioses de la Eríu escogieron de entre todos sus hijos a los más nobles y merecedores para habitar una nueva tierra. El hogar prometido, al que llegarían tras varias eras de travesía, se llamaría Gaedheal.

      Pero durante el viaje alguien se adentró en este lugar sin su permiso. Un misterioso artesano, maestro de la trampa y el engaño, llegó con el fin de dominarlos a todos y someterlos bajo su mando.

      Pronto tiempos de sombra y muerte caerán sobre el pueblo gaedhil. Pronto llegarán tiempos de tristeza y dolor. Que los clanes se preparen.

      Bienvenidos al origen de los pueblos celtas. Bienvenidos al origen de la Gaedheal.

CONSTRUCCIÓN DEL MUNDO:

     Como indica la sinopsis, los hijos más nobles llegaron a la Gaedheal, y comenzaron a habitarla. Este sería un gran comienzo de una novela, pero Maite da un paso más y acierta no mostrándonos ese momento, sino que se sitúa unos años más tarde, cuando los distintos linajes ya se han asentado. Una de las promesas que les hicieron a los dioses antes de partir era que permanecerían unidos, y está claro que no han cumplico con eso.

      Digo que Maite acierta de pleno, porque nos presenta a los habitantes de la Gaedheal como somos los verdaderos humanos, imperfectos. Los distintos clanes y sus pueblos se están enfrentando por los límites de las tierras, la costa y sus recursos naturales. A eso hay que añadirle los odios y las envidias de aquellos que se consideran los verdaderos merecedores del puesto del Rí, el rey de los Celtas. Es ese clima donde la autora mueve sus hilos con maestría, creando unos personajes muy redondos y complejos.

      Se nota que hay un gran trabajo de documentación detrás de la novela, ya que pese a que estamos hablando de ficción, bebe de las aguas de la verdadera historia y la mitología de las tierras gallegas. Eso dota a todo el relato de una verosimilitud increibles, y un tono general que podría asemejarse a los cantos de las culturas antiguas como las nórdicas.

      Se respira el verdadero espíritu de Gaedheal en cada palabra. Maite nos adentra en sus paisajes, sus bosques y su línea de costa. El mundo se hace real página tras página, y es el lugar perfecto para ambientar esta historia de amor, pasión, odios y amenaza.

      Quiero destacar el uso de la mitología dentro del relato. Podemos partir desde la importancia de los dioses como promotores de ese primer viaje a esta nueva tierra de estas familias. También de la intervención de la diosa mandando a sus meigas o bean-sidhe a colaborar con los habitantes de Gaedheal ante peligros que se acechan. Y acabando con seres como avelaiona, stadec,… que se convierten en la verdadera amenaza de los hombres.

       También es muy interesante y enriquecedor el protagonismo de las mujeres en esta historia. Analizaré más adelante algunas de estas mujeres al hablar de los personajes, pero en general son mujeres con una fuerte personalidad, decididas y empoderadas. Si estás aprendiendo a escribir y quieres saber cómo construir buenos personajes femeninos, te recomiendo que te leas este libro.

      En definitiva, el mundo creado para Gaedheal es un rico fondo que acompaña a una historia apasionante. Entra en los detalles necesarios para dotar a la historia de realismo, pero no se pierde en eternas descripciones como ocurre en algunas novelas del género. Y sobretodo es un error de escritor novato que Maite no comete, aprobando con nota en todo lo corresponde a un worldbuilding al servicio de una fantástica novela.

Portada de Gaedheal

.

CONSTRUCCIÓN DE LOS PERSONAJES:

        Pese a ser una novela con muchos personajes, el foco principal se situa en dos: Aibhill y Breogan. La historia de ellos dos marcará mucho el libro, y el destino de muchos de los personajes. Junto a ellos, en un segundo plano también se hace un seguimiento a otra pareja más compleja, la formada por Celt y Galo, y de fondo un gran elenco de personajes con personalidad propia. Me voy a centrar en cuatro personajes en concreto ya que, aunque todos merecerían ser destacados, son los que mejor he analizado y estudiado:

  • Aibhill: Es una Bean-sidhe, una meiga que se encuentra en el Eríu, en la tierra sagrada de los dioses, cuando la diosa se le aparece para decirle que tienen que ir a la Gaedheal a ayudar a los hombres a enfrentarse a un peligro que acecha. No solo eso, sino que ella será la guía. Aibhill es un personaje construido de maravilla. Por un lado podemos apreciar en ella esa educación como meiga, ese poder y ese conocimiento, pero por otro vemos a la Aibhill más humana, con sus dudas, sus pasiones y sus miedos. Teme no estar a la altura de su puesto de guía, pero es que además se cruza en su camino Breogán, el Rí de los Celtas, y eso trastoca aún más sus principios y su aparente seguridad. Es una mujer fuerte, pero con ese lado tan human que la hace completamente real y creíble. Es uno de los mayores aciertos de la novela. 
  • Breogán: Es el Rí, el rey de los celtas de Gaedheal. El puesto recae en él por nacimiento, ya que antes lo fue su padre. Esto le acarrea no pocos problemas, ya que por un lado quiere estar a la altura de su predecesor, y por otro se tiene que enfrentar a aquellos que pienan que no debería ser el Rí. Si esto fuera poco, es testigo de una amenaza que se cierne sobre toda la Gaedheal, con lo que tiene que reunir por primera vez a todos los clanes en su casa para lograr esa unión que juraron a los dioses, pero que cada vez está más cerca. Y, rizando el rizo, se encuentra con Aibhill que saca su lado más humano y apasionado. Hay una química increíble entre estos dos protagonistas, no solo sensual y sexual (que también) sino que sus duelos dialécticos y sus silencios son magníficos. Breogán tiene esa mezcla perfecta entre el heroe y el humano, el Rí y la persona, que lo hacen único.
  • Celt: Es una joven segura de si misma, y luchadora. Se enamora por completo de alguien que en principio no debería (aunque ella no entiende por qué). Me encanta que sea matrona, ya que en esos momentos muestra una intensidad y un aplomo como personaje geniales. Además, pese a ser la más joven de la familia, tiene muy clara las ideas y sabe lo que quiere. Lo mismo que ocurre entre Breogán y Aibhill, las escenas entre Celt y Galo son oro puro, y parece increíble que Maite sea una autora tan novata, ya que maneja esos momentos dotándolos de un gran realismo y muestra a la perfección la personalidad de cada uno de ellos. Es uno de mis personajes preferidos de la novela, y estoy esperando que llegue la continuación para seguir sabiendo cómo evoluciona.
  • Brigo: Es un personaje muy especial. Es el lider del clan Túath Belesar. Fue el primero que llegó a la Gaedheal, y por ello tanto él como su familia están convencidos de que él debería ser el Rí de los celtas. Pero el tiempo pasa, y las preocupaciones de Brigo han cambiado. Ya solo piensa en el bien de su familia y en el futuro que les depara a los suyos. Es muy interesante esa transición, ya que vemos al Brigo ya mayor, no al gran conquistador, y eso causará fricciones entre sus propios hijos. De todo lo bueno que tiene (que es mucho), me encantan los momentos que comparte con su nieta Celt. Él ve en ella al futuro que quiere para su familia, esa fuerza pero a su vez esa humanidad. Sus diálogos son deliciosos, y nos da más de una lección sobre lo que supone la familia, el amor, el poder,… Se nota que Maite ha construido este personaje desde el amor y el cariño, y eso e lector lo nota. Es el personaje con más capas y más trasfondo. Se nota que lo ha moldeado muy bien y que cobra vida con cada frase.

       Como he dicho antes, muchos otros merecerían un gran análisis,empezando por los tres hermanos del clan Túath como Galo y su lucha interna, Hiar y su fuerte personalidad o el más desconocido Artai, pasando por la sorprendente y misteriosa gran dama Gwendoline,… Todos ellos forman un catálogo preciso y precioso de personalidades diversas y bien trabajadas. Más de uno merecería un libro aparte contando su historia.

OPINIÓN:

      Una vez analizados el Worldbuilding y la construcción de sus personajes, es el momento de empezar con la opinión personal de esta gran novela Maite Mosconi. Conocía a la autora y su obra gracias a las redes sociales y A Librería. Allí supe de su libro Gaedheal. Cultura celta, Galicia, meigas, mitología,… lo tenía todo para atraerme, y lo que me encontré fue incluso más de lo que esperaba.

      Como he dicho al principio, la historia transcurre unos años después de que los conquistadores lleguen a la Gaedheal. Eso dota a la narración de un poso de historia y de un pasado del lugar que lo hacen más rico, ya que se separa un poco de la promesa de unión que hicieron y nos encontramos con una zona muy dividida. Así, cuando llega el momento de que el Rí trate de unirlos, nos encontramos con auténticas batallas dialécticas y reproches muy bien llevados que hacen que sintamos que estamos leyendo  una historia real.

      Si algo quiero destacar de Gaedheal es el amor y la pasión que destila en muchas capas diferentes. Primero hay que decir que es un canto de amor y pasión por una tierra, por Galicia, que Maite demuestra en cada momento. No solo por escribir sobre su origen y sobre sus lugares, sino por el trabajo de documentación y el mimo con lo que lo ha escrito. Se nota que la autora ama a su tierra y no ha podido hacerle un mejor homenaje.

      También están el amor y la pasión irrefrenable, incluso por encima del deber que alguien tiene. Es el caso de los dos protagonistas, Aibhill y Breogán. Además, de una manera muy inteligente, ha dotado de una posición distinta a cada uno de ellos. Mientras que Breogán es más lanzado y decidido, Aibhill se debate constantemente entre el deber y lo que siente. Las escenas de pasión y erotismo entre ellos dos Maite las maneja de maravilla, dotándo de un tono que hace que le lector sienta esa sensación irrefrenable que sienten ambos. La intensidad de las miradas, los besos y los diálogos hacen que sientas esa pasión constantemente.

      Otro amor que nos muestra es el amor prohibido, ese que va por encima de todos los convencionalismo y las “normas” sociales. Galo y Celt comparten momentos únicos. Maite logra que entendamos a ambos, aunque es imposible no sentir más afinidad con Celt, que sabe lo que quiere y no le importa lo que digan los demás. Esa sensación constante de que se encaminan hacia el vacío, y que es imposible que no haya dolor en su relación hace que mantengas esa tensión cada vez que aparecen en escena. Hay gestos y palabras de Celt gloriosas, mostrando una fuerza y una seguridad increible para su edad, aunque luego sintamos de maner6a más íntimas su dolor y desesperación por lasituación.

      Pero si hay un amor que me ha llegado, incluso emocionado, en Gaedheal es el amor a los suyos, ya sea a su clan o directamente a su familia. El elemento más claro en ese tipo de amor es Brigo. Él ha dejado atrás sus años de conquistador, y centra todos sus esfuerzos en entender y manejar a su familia y el futuro que le deparará cuando él ya no esté. Tiene tres hijos muy diferentes entre ellos, y son todo un dolor de cabeza. Pero es que además tiene a Celt, y es su ojito derecho. No por ser su nieta, sino porque ella lo merece. Él parece el único que ve las verdaderas posibilidades de la joven y le entiende incluso por encima de esas normas que pudiera parecer que serían inamovibles en él. Hay un diálogo muy emocionante entre los dos. Allí no vemos a un gran conquistador y a una mujer fuerte como Celt, allí vemos a un abuelo con su nieta, con todo lo que ello conlleva. Ya solo por sentir esa química y esa comprensión de Brigo merece la pena toda la novela.

      Pero Gaedheal es mucho más de lo que he contado hasta ahora. Maite consigue mantener la tensión en todo momento, con distintas vertientes de esa tensión: tensiones personales, históricas, de amenaza invisible y sombría,… La autora logra mantener el pulso y esa presión durante toda la novela, impidiendo que dejes de leer en algún momento. Tiene una fuerza narrativa y una calidad de la historia que me han encantado.

      En definitiva Gaedheal tiene muchas virtudes. Mucho ritmo, unos personajes muy bien construidos, una ambientación precisa, amor, erotismo, tensión, mitología, un enemigo que acecha sin saber muy bien quién es, y todo ello narrados con precisión y sensibilidad. Es una lectura más que recomendable y todo un descubrimiento. Maite tiene una carrera por delante muy a tener en cuenta. Gracias Maite por este libro tan apasionado y delicado a la vez. Todo un goce para los sentidos. Moitaz grazas por dejar adentrarnos en tu Gaedheal, estoy deseando volver allí.

TE GUSTARÁ GAEDHEAL SI…

  • Quieres leer una gran historia construida mezclando la apasionante cultura celta y la mitología.
  • Te gustan las historias muy bien diseñadas, pensadas y trabajadas.
  • Eres un lector de los que te gusta disfrutar con historias ambientadas en el lugar perfecto para tener una personalidad propia.
  • Buscas disfrutar con una primera novela de una autora que para nada lo parece, ya que muestra un gran desparpajo y maestría a la hora de introducirnos en Gaedheal.
  • No te dejas llevar por esa falsa idea de que los libros no pueden ser interesantes si se situan en lugares más cercanos a nosotros (aunque con un gran fondo mágico y mitológico).
  • Deseas conocer un una cultura fascinante, muy bien documentada .
  • Disfrutas leyendo una autora que tiene un don especial para que los sentimientos de los personajes traspasen el papel.
  • En definitiva: si te gustan los libros con aroma de las grandes épicas históricas de las antiguas civilizaciones, contadas con fuerza e intriga pero también sensibilidad, tienes que visitar Gaedheal.