Título: Barro.

Autora: Alicia Pérez Gil

Editorial: Editorial Cerbero

Fecha de publicación: mayo 2017

Número de páginas: 186

Sinopsis:

   Alicia sabe qué llevará consigo y qué no cuando sus padres deciden cambiar de casa. Sin embargo, hay algunas cosas que quedan fuera de su alcance, como su hermana, su gemela problemática recluida en un centro especial, la única persona a la que quisiera tener a su lado en su nueva vida. Dispuesta a recuperarla, emprende un viaje más allá de las fronteras de lo real, al otro lado de la bruma de los sueños, donde cada uno de los objetos que ha guardado con ella demostrarán su auténtico poder. Y los necesitará, porque en el propio viaje se verá despojada de todo lo que la convierte en Alicia, incluido su propio nombre.

CONSTRUCCIÓN DEL MUNDO:

     Alicia Pérez Gil ha escrito un maravilloso libro a caballo entre dos mundos. A la hora de analizar este libro, no es fácil hablar de todo sin destripar la novela. Y justo eso es lo que no quiero hacer, ya que Barro no es solo un libro, es toda una experiencia muy valiente y arriesgada. Es una historia que pega un giro a mitad de libro que descoloca a mucha gente, y a mi me ha enamorado.

     Alicia, la protagonista de la novela, arranca en pleno proceso de mudanza. Van a cambiar de casa, y tiene que escoger qué llevarse con ella y qué no. Puede parecer un comienzo anecdótico, pero para nada lo es. Este libro tiene mucho que ver con las mudanzas, con las cosas que queremos llevar con nosotros y las que dejamos atrás. Pero de eso ya hablaré al dar mi opinión del libro.

      La autora no se detiene en exceso en colocar el lugar exacto en el que ocurre la acción. Es un contexto, un lugar común en el que muchos nos podemos sentir identificados. Allí, Alicia vive con sus padres, mientras que su hermana gemela está internada desde hace un tiempo en un centro residencial-sanatorio. Esta separación dura, traumática, se antoja curiosa cuando Alicia nos habla de ella. Con cierto tono distante. Al conocer el contexto, la familia,… lo iremos entendiendo.

      Pero como he dicho, este mundo es solo uno de los dos mundos que aparecen en esta novela. El otro mundo se sale de todo orden lógico con el que arranca la historia, y este es uno de los puntos en el que la gente se pierde (y a mí me parece uno de los mejores giros argumentales y de contexto que he leído en mucho tiempo). En cierta manera podemos ver este viaje como un guiño a otra Alicia, la de Lewis Carroll.

      En el nuevo mundo encontraremos figuras como un Caronte invisible, un mundo lleno de barro y seres “amnésicos”, una ciudad luminosa y decadente,… y todo ello en pocas páginas. La Alicia autora nos lleva de un lado a otro como hace con su Alicia de ficción. A ratos puede desconcertarte (bendito desconcierto en un mundo acostumbrado a que nos den todo bien masticado) pero esa es una de las grandes virtudes de la novela.

      En definitiva, visitaremos con Alicia dos mundos diametralmente opuestos en lo formal y lo estético, pero que en el espíritu mantienen un nexo de unión muy inteligente y sutil que hace de Barro una verdadera joya narrativa.

      No se detiene a construir un worldbuilding detallado en exceso (en la narración me refiero, no a que no lo haya construido con esmero), ni a apabullarnos con miles de datos de este mundo (aunque yo, enfermo de esto, me encantaría recorrer cada rincón). Vemos este mundo de fantasía (onírico le llaman algunos) con los ojos desconcertados de una recién llegada que casi no sabe no quien es ella. Alicia está muy desconcertada, lo mismo que el lector. No entiende muy bien lo que ocurre, pero sabe que tiene que seguir adelante. Y, lo mismo que le ocurre a Alicia, nosotros también iremos descubriendo la razón de este maravilloso mundo.

     

Portada de Barro

.

CONSTRUCCIÓN DE LOS PERSONAJES:

        En esta novela de fantasía, aunque de difícil clasificación, la protagonista principal (y casi única) de la historia es Alicia. Seguimos sus pasos, la autora nos introduce en su mente, y vivimos este difícil proceso con la misma angustia que ella. Aparecen otros personajes, pero los conocemos en sus interacciones con Alicia. Aún así, conviene analizarlos todos, ya que son responsables de la situación de la protagonista:

  • Alicia: Como bien he dicho, es la gran protagonista de la novela. Es una joven en una profunda crisis, en todos los aspectos. Como he dicho antes, arranca con una mudanza, reflexionando sobre lo que quiere llevarse con ella. Eso le hace pensar en lo que es importante para ella. Y ahí surge su gran herida. Su hermana gemela está ingresada en un sanatorio. Pero lo curioso de la historia es que este asunto tan traumático se asume en la familia como algo sobre lo que no hay que hablar, y Alicia se ve arrastrada por ese pensamiento. Por la edad que tiene, el momento que vive,… está en pleno proceso de búsqueda de quién es ella. Y, más importante aún, quién quiere ser. Esa crisis de la personalidad que todos hemos sufrido, la autora la lleva hasta el extremo, sumergiéndola en ese mundo de fantasía. Pero al final, la pregunta podría ser la siguiente: ¿Alicia ha decidido ser cómo es, o se ha visto arrastrada por las circunstancias? ¿Hastá qué punto ha tomado las decisiones de su vida? ¿Será capaz de tomarlas? Estas preguntas tan importantes de la vida de cualquiera, la Alicia autora las plantea de forma magistral (tanto de forma como de fondo), haciendo que las heridas de la personalidad de Alicia nos escuezan a los lectores.
  • Lucía: Es la hermana gemela de Alicia, y como suele ocurrir con los gemelos, tienen una conexión especial. Está ingresada en un sanatorio (no es spoiler, ya que se comenta desde el principio), y parece que, como ha ocurrido históricamente, se ha corrido un velo sobre ella en la familia, apartándola hasta casi el olvido. No aparece mucho en el libro, pero su importancia es capital el en transcurso de la historia. Será el detonante para Alicia. Su presencia es mayor en el relato con el que la autora cierra el libro. Y este relato me ha removido mucho, ha abierto heridas de mi pasado de las que luego hablaré en la opinión. Pero se han abierto para bien, para limpiar los restos que quedaban dentro.
  • Los padres: La gran presencia tóxica en la vida de Alicia. Muchas veces no somos conscientes del daño que unos padres pueden hacer a sus hijos. Arrastran a Alicia de un lado para otro. Ella no tiene la opción de decidir nada. Como ejemplo claro (y el menos tóxico), la mudanza: La madre le da la opción de escoger lo que Alicia quiere llevarse y lo que no, pero luego la culpa por deshacerse de ciertas cosas (entre otras, por el qué dirán, eso tan presente en sus vidas). Cada progenitor tiene su papel en esta manipulación. La madre es más sutil, mientras que el padre es el que en algún momento se enfrenta a ella más directamente (con acusaciones que hieren tanto como que su madre se pondrá enferma por sus actos,…). Este clima en casa ha hecho que Alicia haya tragado con todas las decisiones que han tomado por ella, como el ingreso de su hermana. Pero, ¿Será capáz de rebelarse ante todo esto? ¿será capaz de lograr romper ese círculo y tomar sus decisiones?
  • Los amigos: Alicia tiene un grupo de amigos con los que, hasta cierto punto, logra ser ella misma. Me ha gustado mucho como los presenta Alicia (la autora), casi a brochazos. No se centra tanto en la individualidad de cada uno (aunque destaca algún rasgo de cada uno), sino que los trata casi como un bloque que sirve de ayuda para Alicia. Este grupo de amigos está muy lejos de ser el típico grupo de toda la vida, muy unidos, que comparten mucho. Ellos, en cierta manera, son una muleta para Alicia. Un cierto apoyo en una realidad en la que está muy sola, y que le servirá para coger cierta fuerza e impulso. Pero son eso, solo un apoyo, ya que el verdadero trabajo lo tiene que hacer Alicia (en todos los sentidos).

      Estos no son los únicos que personajes que aparecen en la novela. Podría hablar de un Caronte invisible, de personas desnudas o llenas de barro,… Pero para poder hablar de ellas tendría que destripar ciertas cosas que considero imprescindibles desconocer para vivir a fondo la experiencia de Barro. Y como mi deseo, en general con todas las novelas que reseño y en especial con esta, es que quien lea la reseña se anime a leer el libro sin destripar nada, dejaré mi análisis de personajes aquí.

OPINIÓN:

      Una vez analizados el Worldbuilding y la construcción de sus personajes, es el momento de empezar con la crítica de esta novela tan maravillosa y especial. Tiene muchos aspectos a destacar, pero no sería justo analizarla sin hablar antes sobre lo que personalmente he sentido al leerla.

     No puedo estar más de acuerdo con el prólogo de mi admirada Nieves Delgado. Barro habla a cada lector de una manera distinta. Con todo el mundo que he hablado y la ha leído tiene una visión distinta de la obra. A mí Barro me ha hecho llorar, me ha hecho recordar, me ha habierto viejas heridas, pero sobretodo me ha servido para limpiar los restos profundos que quedaban en ellas.

      Esta es una reseña, con lo que no es lugar para hablar de lo personal, pero en mi vida me he pasado la mayoría de los años siendo Alicia (el personaje. No la autora. Ya quisiera yo). Pero en un momento de mi vida también fui Lucía. Y al leer el texto solo se me ocurren dos opciones: o la autora ha vertido parte de su alma en este libro, o tiene una sensibilidad muy especial (o ambas a la vez). Plasma hasta la perfección el proceso personal de las personas en ese momento tan crítico de una vida. Y lo hace con una sensibilidad y unas herramientas que hacen que ya pueda declarar a Alicia Pérez Gil como una de las autoras más especiales que tendré en mi vida. No voy a decir que no soy de lágrima fácil, pero 1984 de Orwell y Barro son las dos novelas que mejor han conectado con mi alma, y han jugado con ella. Pero mientras que la primera me dejó destrozado por dentro, Barro te deja una luz brillante tras ese regusto amargo.

      Volviendo a la novela, se pueden diferenciar dos partes muy distintas en la novela. La primera en el mundo real, y la segunda en ese mundo de fantasía. Pero en ambas nos está hablando una y otra vez de lo mismo: de las opciones que podemos tomar (aunque nos parezca que solo hay un camino), de lo que queremos ser, de lo verdaderamente importante para cada uno,… En la primera parte esas preguntas son directas, pero en la segunda juega con maestría con simbolismos (el detalle de los juguetes… y hasta ahí puedo leer) para plantearnos las mismas preguntas pero con prismas completamente diferentes.

      Y ahí está otro de los aspectos que quier destacar: El cambio de persona de la narración entre un mundo y el otro. Como ya le comenté en la entrevista que le hice a la autora, es tan sutil que a penas se nota. Pero eso es justo lo que lo hace magistral. Vas avanzando en la lectura, y de pronto te preguntas: ¿este libro no estaba escrito en primera persona? Reconozco que hasta eché para atrás para comprobarlo. Pero ves que este cambio tiene una razón muy concreta, es una herramienta que usa la autora para remarcar esa pérdida total de Alicia. Alguien que es capaz de lograr tanto con un simple gesto, y que quede tan natural es alguien grande sin duda.

      He leído muchas reseñas de esta novela, ya que quería aportar un punto diferente. Me ha llamado mucho la atención que en algunas se habla de no entender muy bien qué significa Barro. Puede que yo, al haber pasado por el proceso personal que sufren las gemelas, tenía un bagaje interno que me ha ayudado en su entendimiento. Pero es que amo los libros que no nos dan todo mascado. Tendemos a sobreexplicar todo, por miedo a que el lector no entienda lo que queremos decir. Y creo que aquí Alicia ha tendido a lo contrario. Nos plantea el texto, y nos deja servidas todas las pistas para entender lo que quiere decir. Pero tú, lector, tendrás que esforzarte en entender lo que la autora ha querido transmitir. Un humilde consejo para cuando te animes a leer Barro: Hay libros que se leen con los ojos y la cabeza, Barro se lee con el alma y con el corazón.

      Cuando escribes un texto con dos partes tan diferenciadas corres un riesgo enorme. Si dominas más un género que otro (en este caso podríamos hablar de realismo y fantasía, por ejemplo), la historia puede cojear mucho. Pero Alicia muestra pericia para ambos mundos. Por un lado nos expresa muy bien el sentir de la Alicia en el mundo real, esa sensación de no ser dueña de sus decisiones, de búsqueda de su ser,… Pero por otro lado nos sumerge en un mundo de fantasía que en cuanto a cantidad de páginas es muy reducido pero es muy extenso en calidad y en inspiración.

      Aunque por género,… no tenga nada que ver, ha habido momentos en los que al leer Barro me he acordado de una pequeña joya del cine: Dark City. Si no la has visto (que te la recomiendo), es una ciudad que cambia por completo al llegar cierta hora. Cambian las casas, las personas,… pero el contexto es el mismo. Pues algo parecido he sentido con Barro. A mitad de historia me cambia la ciudad, me cambia el entorno,… pero sigo viendo el mismo espíritu. Se sigue entendiendo a la perfección esa sensación de pérdida total de referencias y búsqueda de la persona.

      Tendría muchas más cosas que decir sobre Barro: Sus distintas etapas del mundo de fantasía, su relato final,… pero hay que dejar cosas en el tintero para que tú, lector, te animes a adentrarte en la experiencia de Barro. Puedo asegurarte que encontrarás en Alicia una autora diferente. Y yo amo lo que se sale de la norma. Por eso pretendo leer a partir de ahora todo lo que ella publique. Por eso me he apuntado a su Patreon (y espero que tú también lo hagas). Y por eso y por muchas cosas más, nunca podré agradecerle lo suficiente a Alicia Pérez Gil haber escrito Barro.

      Gracias por tanto, Alicia.

TE GUSTARÁ BARRO SI…

  • Quieres leer una gran novela de búsqueda de uno mismo.
  • Te gustan las novelas que no te dan todo mascado, que requieren de tu colaboración.
  • Eres un lector de los que te gusta coger un libro y vivir una auténtica experiencia única, diferente.
  • Buscas disfrutar con una autora que única y diferente. Alguien que no te deja indiferente.
  • Quieres leer un libro que usa distintas herramientas y técnicas formales muy ricas.
  • Deseas sentir lo que es estar perdido de verdad, y tratar de recomponer tus piezas hundido en el Barro.
  • Disfrutas leyendo una novela corta, pero que recomiendo leer más de una vez. A cada lectura irás descubriendo pequeñas joyas ocultas tras una primera lectura.