Saludos y bienvenid@ a El Constructos de Mundos. Si en el artículo anterior traía la primera parte de la entrevista a Mar Hernández como mi autora de #UnAñoDeAutoras donde hablaba de sus distintas facetas profesionales y sobre la discriminación, en esta segunda nos centraremos en su serie de libros La Hermandad de los Dragones y en todo su proceso creativo. Bienvenida Mar, de nuevo.

  • Comencemos a hablar de La Hermandad de los Dragones ¿de donde surgió la idea?

      Esta vez fue culpa de un sueño: una chica con rasgos raros y un hombre quedaban atrapados en un lugar peligroso. Ella tenía una misión un poco turbia y él estaba al tanto. Eran enemigos, definitivamente, sin embargo debían colaborar para salir de allí con vida.

      Pues así no parece muy emocionante ¿verdad? Pues este sueño no me dejaba vivir, en serio. Siempre había una parte del cerebro que estaba dándole vueltas al asunto para darle sentido y construir una trama más interesante. Cuando me pasan estas cosas tengo que sentarme a escribir sí o sí porque no puedo pensar en nada más. Y lo que parecía una chorradas se convirtió en un monstruo llamado La Hermandad de los Dragones.

      Creo que nunca voy a poder agradecer a Gabriella todo su apoyo.

      La conocí unos años atrás porque montó una asesoría para escritores y conseguí colarme en el grupo. Ese mes bajo su tutela me ayudó a entender muchas cosas sobre mí misma y el mundo profesional en el que pretendía meterme.

      Gabriella también salió en mi ayuda cuando tuve una pequeña crisis con el proyecto. Tenía 150.000 palabras escritas en tres libros y no sabía muy bien qué hacer después de que una editorial me mareara durante seis meses. Así que apreció ella, como una hada madrina goth. Me despejó un montón de dudas y me ayudó a centrarme en la autopublicación. Me dio un montón de consejos y pautas, pero que no pude seguir por cuestiones laborales. Es lo que tiene la vida, que a veces no te da.

      La considero una influencia muy positiva en mi carrera de escritora. Si no la hubiera conocido estoy segura de que no habría publicado nada. También debo darles las gracias por haberme recomendado a Silvia Barbeito, que además de encontrar ser una correctora maravillosa, se ha convertido en una buenísima amiga. Tengo unas ganas locas de verla en el Celsius de este año.

  • Siempre pienso que nuestros personajes tienen partes de nosotros. ¿Qué tiene Kahli de ti? ¿Y Theo? ¿Y Ash?

      Ains, creía que nadie se iba a dar cuenta de eso, jajaja.

      Pues ahí me has pillado, sí, cada uno tiene un trocito de mí.

      Kahli tiene la impulsividad, eso de actuar sin pensar. También tiene un lado un poco bruto, si la haces enfadar. En eso nos parecemos mucho, porque según me han dicho tengo muy mala leche.

      Con Theo comparto el terror a la oscuridad, aunque nuestros motivos para temerla son muy distintos. Lo mío es una manía de toda la vida. Lo de Theo tiene más miga. A los dos también nos gustan los libros de aventuras y no salir de casa.

      Creo que Ash es mi parte caótica y creativa, ese pedacito que va por libre y no se puede controlar de ninguna de las maneras. Nos parecemos en el sentido del humor y en darle la vuelta a las cosas para buscar otro enfoque que se aleje de lo convencional.

      Creo que los tres son muy reales porque tienen sus defectos y sus virtudes, su luz y su oscuridad, y una gran variedad de grises.

  • Me fascina cómo arrancas la novela, en medio de un gran ejercito que va a atravesar una puerta mágica sin que el lector sepa para qué ni qué buscan ¿Cómo decidiste arrancar así?

      Pues fue casi en el último momento. La verdad es que el libro empezaba con el capítulo de Theo, pero después de leer muchos artículos sobre «cómo empezar una novela», me di cuenta de que era un pelín aburrido para enganchar al lector.

      Algunos lectores beta también me comentaron que les resultaba un tanto estático como capítulo de arranque y yo estaba de acuerdo con ellos. Así que decidí introducir un prólogo que contara un poco más de una parte que estaba ahí, de la que se hablaba, pero de la que apenas se veía nada en el resto de la trama. Creo que planteaba muchas preguntas y despertaba el interés del lector por saber quiénes eran y qué pretendían de verdad.

      Para promocionar el primer libro, le pedí a una amiga que se grabara leyendo el prólogo. Si a alguien le interesa puede encontrarlo gratuito aquí:

https://lektu.com/l/mar-hernandez/prologo-de-la-hermandad-de-los-dragones/10301

  • Tenemos la historia vista desde tres puntos de vista muy diferentes. ¿Te costó mucho ponerte en la piel de cada uno de ellos?

      Pues el personaje que más costó encajar fue Kahli.

      Desde el principio, Ash y Theo tuvieron esa química que me encanta. Salieron casi solos y me resultaba muy fácil ponerme en su piel. La dinámica entre los dos funcionaba perfectamente, pero ella… Sus capítulos eran mucho más oscuros, más depresivos y no terminaban de encajar con el tono más cómico de los otros dos personajes. Yo no me di cuenta de este detalle hasta que se lo leyó un buen amigo, que también lleva toda la vida escribiendo. Me dijo que estaba dejando que mi último manuscrito acabado influenciara este, sobre todo la parte de la protagonista. Y tenía razón. El texto del que hablaba era oscuro, pesado y deprimente. Así que tuve que reescribir la parte de Kahli unas cuantas veces hasta que conseguí igualarla al resto de la historia.

      Es una historia de aventuras sin más pretensiones que entretener.

  • La Hermandad de los Dragones es una saga de libros ¿Cuántos libros esperas publicar en la serie?

      Si lo digo la gente se va a asustar, jajaja.

      A ver, la trama está pensada para tres volúmenes de unas 100.000 palabras cada uno, que es bastante normal.

      Yo lo he tenido que dividir en seis libros más pequeños (50.000 palabras) por varias razones. La primera es porque puedo centrarme en una pequeña parte y darle todo el cariño que necesita para tener un acabado profesional. Puedo hacer ilustraciones interiores en un tiempo razonable, la portada y la maquetación yo misma. El segundo motivo es por el presupuesto ¿sabéis lo que cuesta una buena correctora? Pues eso. Yo no quiero sacar a la venta un producto que no cumpla unos mínimos estándares de calidad. Y siendo autopublicada tengo que ofrecer un libro lo más profesional que pueda conseguir con mis recursos limitados.

      No quiero que los lectores se bajen las páginas de muestra y se encuentren con un texto que no se pueda leer, como me ha pasado. Sé que van a dejar el libro en el acto, como he hecho yo. En este caso, la gente no se lo piensa dos veces y es muy importante causar una buena primera impresión. Estoy segura que he metido la pata por algún lado, pero solo puedo pedir disculpas y decir que lo he hecho lo mejor que he podido.

  • ¿Tienes desde el principio la estructura de todos los libros o vas diseñándolos uno por uno?

      ¿Sabes lo que significa la palabra caos? Pues esa es mi estructura, jajaja.

      Cuando empecé a escribir esta saga no iba a ser una saga. Iba a ser un libro de aventuras de un mago, su aprendiz y una elfa. Y no se parece en nada a eso. Yo creo que esta historia creció por mitosis. Cuando me di cuenta había creado una precuela para poder explicar el mundo, a ciertos personajes y la trama general. Tengo hasta relatos paralelos de personajes que se nombran de pasada y que tienen más peso de lo que parece.

      Tengo que confesar que mi amigo escritor, José Ferreira, me ayudó muchísimo a la hora de estructurar toda la historia. Yo tenía un montón de ideas sobre toda la trama y los personajes, pero hacía falta darle sentido, unirlas y ordenarlas cronológicamente. Gracias a él, después del primer libro, pude montar un buen guion porque se me iba de las manos.

      La estructura de los libros vino después. Tiene mucho que ver con las localizaciones en Terra Regia y arcos argumentales. Por ejemplo, el primer libro ocurre en el castillo de Dracodomun y el segundo, debajo del castillo de Dracodomun. El tercero será otra localización bien distinta y que espero que sorprenda a todos.

      La verdad es que fue mi pareja, Kikekun, quien me animó a mover esta historia. Me decía que tenía que hacer algo con ella, que no podía quedarse en el disco duro del ordenador. Y le hice caso.

  • Has creado un mundo con una cantidad increíble de seres ¿Cómo te has documentado para reunir a todos?

      Si te soy sincera, no lo sé, jajaja. Yo creo que aquí entra en juego mi bagaje como artista y friki. Por mi trabajo estoy todos los días en contacto con una cantidad indecente de artistas mil veces que yo, y a los que admiro. Creo que los videojuegos han influido también a la hora de crear a todos esos seres. Está claro que he echado mano de los clásicos, pero también me apetecía crear nuevas razas que tuvieran una historia detrás. Creo que Laura Gallego y sus Memorias de Idhún me han inspirado mucho. Si creas un mundo mágico, invéntate tus propias razas y su cultura.

      Y por último, creo que mi habilidad de artistas conceptual es la razón para esto. No me cuesta nada unir conceptos y luego plasmarlos en papel. Este el primer concepto de las dreidres, por ejemplo:

Boceto de las DreidesBoceto a color de una Dreide dibujada por MAr Hernández

      Y este es de Isrym, uno de mis personajes favoritos. Tiene mucha chicha detrás, jajaja.

Imagen de IsrymDetalle de Isrym

  • Una de las primeras cosas que me dijeron cuando me planteé escribir fue que no arrancara con una saga. Y tú te has animado con una muy compleja ¿Cómo lo decidiste?

      A mí también me lo dijeron, pero tarde, muy tarde. Como ya he dicho, esto no tenía que haber sido una saga. Ni siquiera iba a publicarlo. Elegí este proyecto como una especie de desafío personal. Quería empezar y acabar algo, porque tengo un montón de proyectos empezados, con sus mapas, guiones, diseño de personajes y tropecientas palabras escritas, pero sin acabar.

      En el momento de la decisión, este proyecto era el que tenía en la cabeza y no me dejaba vivir, así que decidí ponerme a escribirlo. Una cosa llevó a la otra y empezó a crecer y crecer y crecer…

      Te aconsejan no empezar por una saga porque es un producto difícil de vender y más si eres novel y no te conoce nadie. Y tienen razón, es mejor empezar por cosas más pequeñas, participar en concursos o enviar novelas autoconclusivas a editoriales. Es mucho más fácil para todos, pero se ve que a mí me va lo difícil.

      Prometo no hacerlo más >_<

  • Hablando de tus personajes: ¿qué opinaría Ash de ti? ¿Y qué opinaría Theo? ¿Y Kahli?

      Uy, uy, uy. Espera que les pregunte.

      Ash dice que soy una mala persona por obligarlo a abandonar Dracodomun, que él estaba muy a gusto allí a sus cosas. Y que piensa vengarse cuando menos me lo espere.

      Theo piensa que soy una persona muy cruel porque lo he obligado a recorrerse medio mundo para llevar una puñetera carta al insoportable de Ash. Que ya me vale. Que la próxima busque a otro pringado para los recados, que él solo quiere leer en su biblioteca.

      Kahli también me odia por haberla creado más normal. Tampoco está muy contenta por el lío en el que acaba metida, pero creo que lo que más le molesta es perderse las galletas de su hermana. Es una golosa.

      ¡Con lo que yo los quiero a los tres! Pero si no hubiera sacado de su zona de confort no habría historia. I’m sorry, I’m not sorry.

  • Hablando de tu proceso creativo ¿cómo sueles empezar a dar forma a tus novelas?

      Caos, es mi palabra favorita.

      Pues la inspiración me llega cuando no la estoy buscado y me pilla siempre a contrapié. El detonante para una idea puede ser una canción (como para mi anterior manuscrito), una imagen, una palabra, un concepto… En este caso, fue un sueño.

      Dejo que la idea de un par de vueltas en la cabeza y para comprobar lo fuerte que puede ser. Si no sé va en dos días o no me deja dormir, significa que tengo que escribirla o me hará la vida imposible. Así que me siento y me pongo a vomitar todo lo que se me ocurre. Es un proceso muy de brújula.

      En relatos cortos me funciona muy bien porque me hace el proceso muy divertido. Voy escribiendo y creando al mismo tiempo.

      En tramas más complejas puede colar al principio, pero llego a un punto en el que tengo que sentarme y ordenarlo todo porque son demasiados detalles para retenerlos en la cabeza, y también sufro muchos bloqueos. Esta parte es la que menos me gusta porque me resulta muy tediosa.

      Y bueno, los personajes y el mundo en general van creciendo a medida que voy escribiendo. Este proceso hibrido es bastante lento porque me toca retroceder y reescribir escenas, pero es mi proceso.

      También recurro mucho a los mapas dibujados. Me ayudan a asentar la trama principal basándome en localizaciones y eventos que pueden ocurrir en las distintas partes del mundo.

      Los mapas han tenido mucha importancia en La Hermandad de los Dragones, y con permiso de Aritz, voy a explayarme un poco por aquí.

      Bueno, como soy una clásica, me gusta meter dioses en mis mundos imaginarios. A veces son reales y otras no… Y no os voy a decir nada más al respecto, jejeje.

      Las leyendas de este mundo dicen que hay una isla en alguna parte del océano donde está la Montaña Sagrada, que es el acceso directo al Jardín de los dioses. Así que lo primero que dibujé fue esa isla.

mapa de la primera sede de la Hermandad

      Y por cosillas que ocurren en esa precuela, y que no voy a contar porque sería haceros un spoiler muy gordo de la trama principal, aquí es donde surgió la primera sede de la Hermandad de los Dragones, que fue fundada por cinco personas (y hasta ahí puedo leer).

      Pero claro, con una islita en mitad del océano iba a hacer bien poco. Necesitaba un mundo más grande y complejo. Un mundo que tuviera el mismo tipo de conflictos y variedad que tiene el nuestro.

      Aquí tengo que hacer un inciso. Hace unos cuantos años, mi pareja y yo decidimos hacernos nómadas digitales. ¿Qué es eso?, os preguntaréis muchos. Pues es reducir todas tus pertenencias a una maleta y una mochila y viajar por el mundo a la vez que trabajas (sí, mi trabajo de desarrolladora de videojuegos me lo permite). Y ya os podéis imaginar cómo me ha influido esta decisión a la hora de crear este mundo. Me he fijado en las costumbres locales, en el tipo de comida, las construcciones de las casas, el clima, el idioma… vamos, en todo. Y así poder aplicarlo a mi propio mundo. De hecho, en el libro 3 sale una ciudad que está inspirada en el mercado del barrio coreano de Osaka.

      Que me voy del tema…

      Pues esta es la primera versión de mi mundo, que en este momento todavía no tenía ni nombre.

Mapa primer diseño del mundo de la Hermandad de los Dragones

      Quería que tuviera una división por países, pero como me tira demasiado el rollo fnatasía, pues los llamé reinos que queda como más molón. Al principio eran diez.

      Sobre el mapa dibujé varias líneas que representarían varias tramas. La principal, por supuesto, pero también otras que ocurrían al mismo tiempo, pero que apenas se nombraban en el libro, y que tenía que controlar para dosificar información. Y bueno, de lo que veis aquí a lo que ha quedado al final hay un buen trecho, aviso.

      Esto sería el primer esquema del flujo de la historia y es algo que hago con todos mis proyectos: mapa y línea de viaje con sus respectivas paradas.

Primer mapa con las lineas del viaje de la historia

      De forma paralela estaba escribiendo el primer borrador de la trama principal. Como ya he dicho, soy muy de brújula, y tengo la manía de releer demasiado y añadir detalles en cada sesión. Y lo que se supone iba a ser una aventura en este pequeña porción del mundo, se me fue de las manos y creció hasta convertirse es una especie de mapamundi del planeta.

      Esta es la siguiente versión de mapa.

      Decidí limitar el número de reinos porque veía que la cosa se me iba de las manos, así que al final serían ocho. Añadí los que serían los casquetes polares, aunque el clima en este universo funciona de otra manera. Y por último, como veía que el continente principal estaba muy solito, se me ocurrió añadir unos cuantos más.

Siguiente versión del mapa principal

      El siguiente mapa es una reestructuración del mundo porque hacía falta por temas de historia. Como se ve, suelo apuntar cosas importantes encima que me ayudan muchísimo para avanzar.

      Así que acabé con el continente de los ocho reinos, Terra Regia, y con el continente al otro lado del océano Magnumaqua, Acira.

      Quería que fueran muy diferentes entre sí, como lo es occidente y oriente en nuestro mundo.

      Terra Regia se rige por reinos, es un continente más avanzado y casi todos adoran a los cinco dioses que crearon el mundo.

      Acira está divida en territorios, parece menos avanzado, pero es porque las razas y culturas que lo habitan están más unidas a la naturaleza. Son más primitivas, pero por elección propia.

      Hay una relación de amor/odio entre ambos continentes que también se deja entrever en algunos detalles de la trama principal. Y sí, aparecerán personajes originarios de Acira.

Penúltima versión del mapa

      Y esta sería la versión final del mapa de Terra Regia.

      Aquí es donde se desarrolla la trama de los libros y por donde los personajes van a tener que moverse si quieren conservar la vida.

      Los mapas me ayudan mucho a asentar detalles del mundo y de las maldades que voy a hacer a mis protagonistas. Para mí es una la mejor guía porque puede tener toda la información contenida ahí. Tengo más versiones, pero no las puedo enseñar porque están cargadas de anotaciones de eventos importantes, giros y descubrimientos que es mejor que leáis.

Versión definitiva del plano

      Y creo que poco más os puedo contar de este mundo sin destriparos la historia.

  • ¿Qué herramientas de trabaja utilizas? Blocs, ordenador, dibujos, esquemas,…

      Pues uso el Word para casi todo. Echo mano muchas veces del iPad para hacer bocetos y esquemas. Necesito ordenarme la información de manera visual o paso cosas por alto sin darme cuenta.

  • ¿Cual crees que es tu punto fuerte como escritora?

      Pues no lo sé, es muy difícil evaluarse a uno mismo, pero todo el mundo me dice que soy muy visual. Intento describir las cosas para que el lector pueda tener una imagen mental de la escena.

  • ¿y el que tienes que mejorar?

      ¿Todo?

      Creo que es un defecto de las personas creativas. Nunca estamos contentos con lo que hacemos ni con nuestro nivel, siempre aspiramos a hacerlo mejor. Me gustaría que mi narración fuera más correcta, fluida y bonita. Quiero crear historias que enganchen desde la primera palabra y que los lectores disfruten de la experiencia.

  • ¿Qué mundo ya creado por otro autor o autora te gustaría poder robar para escribir algo en él?

      Soy muy respetuosa con los mundos que crean los demás autores y nunca me he planteado algo así, pero creo que robaría el mundo que Kristin Cashore creó en Gracelling. Muchos nacen con una gracia, a veces se sabe qué es y otras no. Esa habilidad puede ser una venta o todo lo contrario. Me encanta ese mundo de fantasía que ha creado.

      Me gustaría mucho escribir un relato basado en el mundo de El beso de los espíritus, de José Ferreira. Es un manuscrito que espero que se pueda publicar muy pronto porque es la historia más bonita que he leído en mi vida.

  • La anterior autora, Alicia Pérez Gil, te lanza esta pregunta: ¿Cómo vences el síndrome de impostora? No pregunto si lo tiene, asumo que sí. Me interesa saber cómo se enfrenta a él y lo deja hecho un guiñapo debajo de la mesa. Quizá con un moratón más en esa cara de síndrome asqueroso por cada tecla pulsada o por cada renglón completo.

      Ah, el horrible síndrome de la impostora. Me ha costado lo mío superarlo, y aún hay veces que estoy a punto de abandonarlo todo. He hablado con mucha gente de este asunto, pero quien me ha dado la respuesta es mi amigo José. Siempre me dice que lo importante es pasárselo bien, ya sea escribiendo, dibujando o saltando a la pata coja. Así que cuando el síndrome acecha intento recordar que escribo porque lo necesito, porque me divierte, porque es mi momento, porque me hace feliz. Lo demás no importa.

  • Esta es una iniciativa que va a durar todo el año, con lo que irán pasando distintas autoras. ¿qué pregunta le harías a la siguiente?

  • ¿Por qué escribe? ¿Cuáles son sus motivaciones para hacerlo?

  • Para finalizar me gustaría que te hicieras una pregunta que te hubiera gustado contestar (y la contestaras para incluirla en la entrevista).

      No es exactamente una pregunta, sino más bien una curiosidad. Desde hace unos tres años, mi pareja y yo decidimos hacernos nómadas digitales. ¿Y qué es eso? Os estaréis preguntando muchos. Pues se trata de reducir todas tus pertenencias a una maleta y una mochila y dedicarte a viajar por el mundo. Tengo la suerte de que mi trabajo me permite estar donde quiera gracias a las nuevas tecnologías (te adoro, Internet). Creo que este detalle también me ha influido mucho a la hora de crear mundos, personajes e historias. No es tan glamuroso como puede parecer, porque ha habido veces que teníamos que trabajar entre 12 y 16 horas al día para cumplir los plazos de entrega, pero no voy a quejarme.

      Si os interesa saber más sobre mi faceta de desarrolladora de videojuegos que no para de viajar por todas partes, aquí hay un video lo explicamos muy bien:

https://youtu.be/XgrwqN6hTH4

      Muchas gracias por tu amabilidad, Mar.

      Un millón de gracias a ti, Aritz, por leerte mis libros y cederme este espacio para que pueda hablar de mí.

      Y a ti, lector/a, gracias por pasarte por El Constructor de Mundos. Espero volver a verte pronto por aquí. Pero sobretodo espero que después de todo lo que nos ha contado Mar te animes a leer La Hermandad de los Dragones. En breve escribiré la reseña pero ya te adelanto que merece mucho la pena.