Entrevista a Ana González Duque: No ficción

//Entrevista a Ana González Duque: No ficción

Entrevista a Ana González Duque: No ficción

      Buenos días y bienvenid@ a El Constructor de Mundos. La semana pasada publiqué la primera parte de la entrevista a Ana González Duque centrada en la iniciativa #UnAñoDeAutoras y en sus múltiples facetas relacionadas con la literatura. En esta ocasión vamos a hablar de la no ficción y de su libro Cómo escribir fantasía, libro del cual estoy haciendo una lectura conjunta en el grupo de facebook Worldbuilding para escritores. Bienvenida Ana de nuevo y comencemos con esta parte de la entrevista. 

  • ¿Cuál fue tu primer libro de no ficción?

  • Ni idea. Recuerdo haber leído muy jovencita Confieso que he vivido, que es la biografía de Neruda, pero siempre he sido muy curiosa y en los libros estaba todo. Me encantaba leer libros de historia, por ejemplo. Así que siempre he leído no ficción aparte de ficción.

  • ¿Cuándo supiste que, aparte de escribir ficción, querías escribir no ficción?

  • Me gusta enseñar (aunque creo que tal vez sea un pelín exigente como maestra) y la mejor manera de condensar algo que has aprendido es en un libro. He tenido que hacerlo muchas veces a lo largo de la carrera de Medicina y estoy acostumbrada a condensar lo aprendido en palabras sencillas. Cuando me dediqué por completo a la escritura, me di cuenta además de que escribir no ficción, me ahorraba un montón de mails. Mis libros de no ficción son las respuestas a las preguntas más frecuentes que me llegan al correo.

  • ¿Qué libro de no ficción recuerdas que te marcara como para saber que tú también querías trabajar ese género tan complejo?

  • Un libro de no ficción que me marcó mucho fue Organízate con eficacia, de David Allen, donde explica su método GTD. Ese, combinado con La semana laboral de 4 horas, de Tim Ferris sentaron las bases de lo que es ahora MOLPE. Suelo leer mucha no ficción para emprendedores porque saco ideas de libros que no están destinados a escritores. Pero hay libros geniales de no ficción para escritores. Si tienes una hora podría darte una lista infinita. Para empezar, Gabriella Campbell y sus 70 trucos para sacarle brillo a tu novela, Mayte Esteban y La arquitectura de los sueños, el Manual de Autorquía, los libros de escritura de Jean Larser, los de Ana Bolox, los de Iria López Teijeiro… eso solo en español. En inglés, podríamos estar aquí hasta mañana.

  • Comencemos a analizar tu libro, que me ha gustado muchísimo y me pareció muy práctico (aunque tendrás que esperar una semana para leer mi reseña, y será mi primera reseña de un libro de no ficción) ¿Cuál fue la idea embrión de Cómo escribir fantasía?

  • La idea embrión fue ver que hacía falta un libro así. Cuando empecé a escribir fantasía, busqué incansablemente información sobre las diferencias que la novela fantástica tenía con respecto al resto. Había muchísima información en blogs en inglés, pero en español muy poca. Libros de no ficción sobre escribir fantasía, solo estaba el manual de Orson Scott Card Cómo escribir fantasía y ciencia ficción, que es muy interesante (sobre todo si ya sabes escribir fantasía), pero que para un novato es un poco farragoso. Porque no va al grano sino que intercala información útil con batallitas de su vida y milagros. Es una gozada de libro, pero no es práctico y además se mezcla constantemente con la ciencia ficción y eso es algo que me saca de quicio, porque yo soy lectora de fantasía y no de ciencia ficción. Son dos géneros diferentes. La idea de Cómo escribir fantasía, por lo tanto, era hacer un manual básico para empezar en fantasía. Resumir toda la información que recolecté mientras escribía Leyendas de la Tierra Límite para que el escritor que empezara con fantasía lo tuviera más fácil que yo.

portada de Cómo escribir fantasía
  • ¿Cómo es tu proceso de creación? ¿Qué es lo primero que haces?

  • En ficción, lo primero que hago es abrir una libreta del proyecto y empezar a tomar notas. Cuando se me ocurre una idea, empiezo una libreta diciendo: «Una chica de tales características le pasa esto y esto y luego esto otro». Y la dejo en maceración. Si la historia merece la pena, van surgiendo nuevas ideas que sigo apuntando. Y cuando ya hay mucho escrito y veo que es el momento, me siento a planificar la novela. Estructura, personajes, worldbuilding, todo.
    En no ficción, la planificación es distinta. El libro de no ficción responde una pregunta base, así que lo que hago es hacer un índice de los temas que quiero tratar e ir escribiendo un tema por semana.

  • ¿Planificas todo antes de ponerte a escribir o dejas cierta libertad a que vayan surgiendo temas mientras vas avanzando?

  • Soy una escritora paisajista, un maxmix entre mapa y brújula. Si quieres saber un poco más sobre lo que quiere decir este concepto dejo aquí este enlace: https://www.anagonzalezduque.com/escritor-mapa-jardinero-paisajista/. Así que lo que tengo definida es la estructura y el final. Dejo bastante espacio a la libertad del momento. Escribir es como irse de viaje: hay gente que planifica hasta la ropa que se va a poner cada día y gente que va sin reservas de hoteles. Yo soy algo intermedio, planifico dónde me voy a quedar y más o menos lo que voy a ver pero si un día me apetece hacer otra cosa, pues no me estreso. Lo hago y ya está.

  • En el prólogo hablas sobre que alguien podría pensar que cómo te atreves a escribir un libro como este cuando sólo has escrito x libros ¿es muy duro el síndrome del impostor en la no ficción?

  • ¿Sabes lo que pasa? Que ya llevo unos añitos en esto del mundo editorial y sé cómo piensa la gente: «¿Qué va a decirme sobre escribir fantasía una tipa que no es hipermegafamosa en plan Stephen King?» Sabía que eso iba a surgir, así que la mejor manera de que no aparezca como crítica en los comentarios de Amazon es enfrentarlo desde el principio, decir: «Vale, no tengo las tablas de Orson Scott Card, pero tampoco lo pretendo, esto es un manual básico y práctico para ayudar a quien ha estado en la misma situación en la que yo me encontré». Fíjate, el síndrome del impostor me asalta mucho más en la ficción, porque ahí eres mucho más frágil. En ficción, aunque no lo parezca, eres más tú.

  • Hay un punto al principio en el que hablas de la diferencia entre fantasía y ciencia ficción. Nos dices que las fronteras son muy delgadas. Pero comentas la importancia de diferenciarlas a la hora de publicar, en busca del público objetivo. ¿qué consejo le darías a un escritor novel?

  • Es complicado si quieres escribir fantasía y ciencia ficción, porque ambos géneros están muy ligados, pero muchas veces los lectores de fantasía no lo son de cifi y viceversa. El público objetivo es una sola persona, de todas maneras. Así que ese escritor debe dirigir sus contenidos al lector que lee tanto fantasía como cifi.

  • Me gusta mucho el método en búsqueda de inspiración que bautizas como el Método de explosión (tengo que decirte que lo he usado buscando inspiración para un relato que quiero enviar a un concurso). ¿podrías explicarlo en tres frases?

  • Empieza con una emoción, por ejemplo: el miedo. Escribes una lista de cuatro o cinco situaciones que te den miedo. Y las colocas en un escenario o situación no habitual. Por ejemplo, me dan miedo las arañas. Estoy frente a una araña inmensa que de repente me pregunta la hora. Ahí tienes una historia.

  • Hablas de la importancia de que, al resumir nuestra historia en tres frases, sea original, única,… ¿Puede ocurrir a un escritor novel que se obsesione con encontrar algo especial en su primera novela y nunca llegue a publicar?

  • El problema suele ser el contrario. Para un escritor novel, su historia casi siempre es especial. Luego, te das cuenta de que de especial no tiene nada y que una primera novela suele estar llena de clichés. Se obsesiona mucho más con la originalidad el escritor que lleva muchos libros a sus espaldas.

  • Me gusta mucho el uso del término escritor jardinero que usa el gran George R.R. Martin y nombras en tu libro. Creo que es mi caso. ¿Tú te consideras una escritora jardinera? ¿Qué ventaja le ves sobre otros perfiles de escritores?

  • No, como dije antes, me considero paisajista jajajja. Y si tuviera que elegir entre mapa y brújula (el jardinero de George RR Martin), posiblemente elegiría mapa. El escritor de mapa tiene mucho más trabajo en la planificación de la novela, pero escribe mucho más rápido y la fase de corrección es más liviana. El de brújula apenas planifica, pero luego tiene que corregir mucho y es más fácil que tenga bloqueo de escritor. En uno u otro caso, me parece que lo fundamental es que sepas a dónde quieres ir a parar.

  • Cómo escribir fantasía tiene un apartado muy extenso y útil que ayuda a la hora de poner en marcha el worldbuilding de nuestra historia. Ahora que está a punto de salir tu nueva novela La sociedad de la libélula ¿cuál fue el germen de su worldbuilding?

  • Como todas las ideas, un gérmen de lo más idiota. En la calle que baja a mi casa hay un bar que la gente del pueblo llama «La Sociedad», porque tiene una especie de club de fútbol. Siempre me ha parecido un nombre muy chulo, aunque el sitio es espantoso si te digo la verdad. Un día que pasaba por allí, en el murete de entrada había posada una libélula azul inmensa. Preciosa. La Sociedad de la Libélula. Un título. De ahí salió la idea. Luego ya es empezar a preguntarte: ¿cómo sería una sociedad dominada por libélulas? ¿Por qué la libélula —que es un insecto— sería la raza dominante habiendo mamíferos y reptiles? ¿Cómo puedo hacer que alguien llegue a ese mundo sin conocerlo?

portada de la sociedad de la libélula
  • ¿Cuál es el error más común que sueles ver en los worldbuilding de los escritores noveles?

  • El worldbuilding es el telón de fondo de la novela, es el escenario. A pesar de que hayas trabajado horrores en ese escenario, el lector no tiene por qué verlo más que como telón de fondo. Suele ser un error común las parrafadas explicando worldbuilding que no son necesarias para la trama.

  • Hablas de que la escena que más se suele reescribir suele ser la primera, ya que se busca enganchar al lector (puedo dar fe de ello, ya que en mi corrección no sé ni cuantas veces la he reescrito). ¿Qué comienzo de novela recuerdas para que quien esté leyendo esta entrevista pueda saber lo que es un buen comienzo?

  • Cotrina es un mago en eso. Sus primeras escenas son siempre geniales. Pero indudablemente el mejor principio de libro de todos los tiempos es el de Crónica de una muerte anunciada. Hay que tener la maestría de Gabriel García Márquez para contarte el final en la primera frase y aún así tenerte intrigado todo un libro.

  • Antes de leer tu libro desconocía el cociente MICE, y desde que lo he hecho tengo que reconocer que me fijo mucho en eso, que en español podría ser MIPE (Mundo, Idea, Personajes y Eventos). Personalmente, ¿qué tipo de historias prefieres tú?

  • Yo soy una chica de personajes. Si los personajes son buenos, estoy dispuesta a perdonar pecadillos menores.

  • A la hora de crear los personajes yo suelo partir de unas fichas que hablan de sus rasgos principales, y las voy rellenando en profundidad a medida que voy conociendo a mis personajes. ¿Cómo los trabajas tú?

  • Igual. Te dejo aquí un episodio del podcast donde lo explico más profundamente. https://escritoremprendedor.com/construccion-personajes/

  • Un apartado que he encontrado especialmente interesante es el análisis del villano. Tendemos a ver y a escribir villanos malísimos, negros a más no poder, pero sin profundizar en ellos, sin dotarlos de personalidad. ¿Qué villano pondrías como ejemplo de uno muy bien construido?

  • Vuelvo a poner como ejemplo a Cotrina (no se nota nada que soy fan). Denestor Tul es un villano, pero en realidad no lo es. Ese es el tipo de villano que a mí me gusta. Otra persona que lo borda es Elia Barceló. Anima Mundi, su trilogía de fantasía juvenil, es genial para fijarse en los arquetipos de los personajes.

  • De entre todos los apartados, uno de los más útiles me parece el capítulo dedicado a los clichés en la novela fantástica. Esos dieciséis puntos son un gran indicador para saber si nuestra historia es original ¿Cuál es el que más rabia te da?

  • En realidad, no me da rabia ninguno. Un cliché puede ser usado de manera sabia para enriquecer la historia si lo retuerces.

  • Cuando tenemos que enfrentarnos a dar forma a una nueva raza, solemos encontrarnos muy perdidos. En tu libro hay una serie de puntos y pistas para construir una original. ¿Sueles crear a los personajes estéticamente antes de profundizar en ellos o lo haces al revés? (también puede ser que trabajes ambos aspectos a la vez) ¿Qué recomiendas?

  • Suelo partir de una idea inicial y luego ir definiéndolos. Normalmente, de imágenes. Por ejemplo, las coerus (una de las razas de La Sociedad de la Libélula) partieron de una ilustración que le vi a Libertad Delgado. Luego yo le añadí más cosas. En Pinterest, tengo un tablero oculto de ideas para historias con cosas que puedo usar para razas.

  • Los diálogos son uno de los puntos más sensibles de una historia, y de lo que más cuesta escribir (al menos a mí). ¿Qué consejos darías para que un dialogo sea fluido y veraz?

  • Evitar las acotaciones innecesarias y las coletillas (los «bueno», «vaya», «¿no?», «¿verdad?»). No repetir información. Usar los verbos dicendi en su justa medida. Iria López Teijeiro tiene un libro entero sobre diálogos muy bueno.

  • ¿Podrías recomendarnos una novela de fantasía que consideres esté muy bien escrita?

  • La canción secreta del mundo, de Cotrina; El secreto del orfebre, de Elia Barceló; Los últimos años de la magia, de José Antonio Fideu, Vencer al dragón, de Barbara Hambly; El rithmatista, de Brandon Sanderson; Todas las hadas del reino, de Laura Gallego, La Torre, de Daniel O’Malley… afortunadamente, hay mucho donde elegir. España tiene también una cantera increíble de escritores de fantasía juvenil muy buenos.

  • ¿Cuál es la faceta de Worldbuilding en la que te sientes más cómoda?

  • Creo que el diseño de razas. Es en la que más me divierto.

  • ¿Cuál es la parte de worldbuilding que te gustaría mejorar?

  • Me gustaría ser más original, pero supongo que como todos.

  • ¿Qué importancia tiene el trabajo de documentación a la hora de escribir una buena historia de fantasía?

  • Mucho. En Leyendas de la Tierra Límite, me escribió una persona porque, en una escena en la que el protagonista ata un barco a una estaca, no usé la palabra correcta para denominar la cuerda con la que lo ata, que ahora no recuerdo cuál era, sino simplemente «cuerda». Matices tan tontos como este aparecen a lo largo de cualquier novela que escribas. Por ejemplo, si pones un árbol en una zona en la que no se dan, seguro que algún biólogo te escribe para decírtelo. Y lo entiendo. A mí me sacan de la lectura los errores médicos porque rompen la suspensión de la incredulidad.

  • ¿Qué libros has utilizado como inspiración para escribir Cómo escribir fantasía?

  • Usé como base el de Orson Scott Card Cómo escribir fantasía y ciencia ficción y miles de artículos sobre el tema que fui recopilando durante años.

  • ¿En qué proyectos literarios andas metida ahora? Tanto de ficción como de no ficción. Todos los que se puedan confesar claro.

  • En ficción, siempre compagino dos novelas a la vez. Ahora las dos que estoy escribiendo son a cuatro manos: una de fantasía juvenil, con Pablo Ferradas, y otra de comedia romántica, con Mónica Gutiérrez Artero. En capilla, pendientes de salir tengo tres novelas ya terminadas (tres comedias románticas) y participo en dos antologías de cuentos, también pendientes de publicarse. En no ficción, estoy escribiendo el libro de «Salud para emprendedores».

  • Para finalizar ¿Cómo imaginas tu carrera literaria? ¿Qué pensará Ana González Duque sobre Cómo escribir fantasía dentro de unos años?

  • Mi carrera literaria espero que siga adelante y mi objetivo es mejorar cada vez más como escritora. Seguro que Cómo escribir fantasía en unos años tendrá nueva versión ampliada. O segunda parte. Porque lo bueno es que el aprendizaje de un escritor nunca termina y sigo aprendiendo.

  • Para finalizar el autor se hará una pregunta que querría haber contestado sobre esta parte de la entrevista.

  • ¿Más? Jajjajajajaj. Si me has vuelto del revés.

       Jajajaja. Tienes razón Ana, ya te he exprimido lo suficiente. Muchas gracias por tu amabilidad y por contestar tantas preguntas. Pero estamos a mediados de mes, así que aún queda mucha Ana por delante. La semana que viene publicaré la reseña sobre el libro Cómo escribir fantasía, y aún tenemos una sorpresa guardada para la última semana de octubre.

      Y a ti lector/a, gracias por pasarte por este rincón del worldbuilding. Espero que nos veamos pronto de nuevo, aquí, en El Constructor de Mundos.

By |2018-10-12T11:41:50+00:00octubre 12th, 2018|#UnAñoDeAutoras|2 Comments

About the Author:

2 Comments

  1. Mari Carmen Caballero Álvarez 23 octubre, 2018 at 03:35 - Reply

    Una entrevista de las buenas, buenas. Felicito a las dos partes.
    Por cierto, me encanta el aporte de Jean Larser. Casualmente ahora estoy leyendo Estructura. Tengo también como libro de consulta 70 trucos para sacarle brillo a tu novela, de la Gran Gabriella. La lectura de Cómo escribir fantasía es una asignatura pendiente, puesto que en este momento me ocupa el realismo. Como asignatura pendiente, digo. Es ineludible. En breve caerá; seguro. Gracias, Ana, gracias, A.P., Berra, por tanto bueno. Abrazos.

    • A.P.Berra 23 octubre, 2018 at 07:20 - Reply

      Buenos días MAri Carmen. El libro de la gran Gabriela es imprescindible. Es muy práctico, pero a su vez muy divertido. Jean Laser está en mi interminable lista de pendientes, así que después de esta entrevista tendré que darle una oportunidad. En cuanto a Cómo escribir fantasía, aunque es cierto que tiene bastantes consejos centrados en la fantasía, tiene consejos muy recomendables para escritores de cualquier género. Muchas gracias por pasarte por este rincón. La verdad es que teniendo a una invitada como Ana González Duque, es muy fácil hacer una entrevista que pueda ser interesante. El mérito es enteramente de ella.

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.