Entornos Construidos (I): Los Pueblos

//Entornos Construidos (I): Los Pueblos

Entornos Construidos (I): Los Pueblos

        Empieza a amanecer cuando frente a mí se levantan las torretas defensivas del pequeño pueblo de Pasir. Es el último escollo al que tengo que enfrentarme antes de llegar a la costa. Los barcos del Reina Adelle están a punto de llegar a la costa y las tropas de la Rey Túrigor están agazapadas tras las colinas, dispuestas a hundirlos antes de que lleguen a tocar tierra. Llevo cuatro años en tierra hostil estudiando el mejor sitio para atacar, pero cuando atraparon a mi compañero temí lo peor. Y mis temores se confirmaron al ver el movimiento de tropas del Rey. Era un duro guerrero, pero todos tenemos un límite de resistencia al dolor, y Túrigor es un auténtico sádico. Debo cruzar el río Sarne pero en invierno baja muy rápido y caudaloso. La única manera de cruzarlo es por el gran puente de Pasir, pero seguro que está muy controlado. Me he infiltrado en una caravana de comerciantes que llevan carne a los pueblos costeros. Si cruzo el puente, debo llegar al faro de Aliuc y encenderlo. Es la señal para que los barcos den media vuelta.

        Llegamos a las puertas de Pasir. Se trata de un pequeño pueblo construído en una isla del río, unído a ambos lados por los dos únicos puentes que el Rey ha permitido construir. Una muralla rodea todo el perímetro, con altas torretas de piedra. Las puertas se abren frente a mí. Veo el puente a escasos cincuenta pasos de donde me encuentro. Pero en medio del puente diviso al capitán Lordic mirándome. Sonríe. Grita una orden y decenas de flechas cruzan el cielo hacia mí. La guerra ha finalizado antes de empezar.

 

        Saludos. En este pequeño relato he tratado de remarcar la importancia del entorno construído del mundo de nuestra novela. Si los personajes y su interior marcan una novela, ocurre lo mismo con los lugares y su estructura. En esta primera entrada sobre los Entornos Construídos, voy a centrarme en distintos tipos de pequeños núcleos de población, y cómo pueden influenciar en el desarrollo de nuestra historia.

     – Pueblos nómadas: Para empezar a analizar los entornos construídos, empezaré por una tipología muy especial, los pueblos itinerantes. Suelen ser generalmente grupos pequeños, con una estructura de vivienda muy marcada.

Pueden ser carretas, casas flotantes, o en Mongolia por ejemplo tienen las Yurta (ver foto adjunta), vivienda transportable dada su facilidad de montaje, pero muy estable. Hay que pensar que los pueblos nómadas tienen que ir buscando comida a su paso (a no ser que sean nómadas pastores, con sus rebaños a cuestas). Defensivamente sería un tipo de estructura que no podría disponer de fortificaciones, con lo que dependería del valor de sus guerreros. Su mayor fortaleza es su movilidad, lo que le permite ir en busca de lo que necesiten, y que sus enemigos no sepan tan fácilmente su situación. Si incluyes un pueblo nómada en tu historia, el entorno tendrá mucha importancia. El paisaje, la orografía y el clima marcarán su desarrollo.

     – Pueblos de Camino: Podrían considerarse como tales los pueblos situados a lo largo de un camino principal. Suelen ser pueblos que van creciendo a lo largo, situando los edificios a ambos lados del paso. Suelen ser construcciones de servicio para los viajeros. No serían pueblos especialmente ricos, por lo que no suelen tener grandes estructuras defensivas. Si en tu historia existe un camino del estilo del Camino de Santiago, podría ser una estructura funcional. El medio de transporte de tu novela también marcará la existencia de este tipo de pueblo, ya que no es lo mismo una cultura que viaja andando o en carretas (con lo que estos pueblos se situarán con no mucha distancia entre ellos, y los viajeros casi con seguridad pernoctarán allí), a una que viaja en medios de transporte mas rápidos, con lo que les permite viajar de ciudad en ciudad, sin parar por estos pequeños pueblos de servicios.

     Pueblos estratégicos: Se trata de pueblos que debido a su situación, se vuelven cruciales para un lugar. El pueblo de Pasir que he utilizado para el relato entraría dentro de este grupo. En dicho relato está situado en una isla, con los únicos puentes que permiten el paso al otro lado del río. Algo parecido ocurría en París en sus inicios. Se originaría en la Ile de la Cité, en la isla en el medio del Sena. Esta situación les daba dos ventajas, ser una zona de paso obligado para cruzar el río, y defensivamente los brazos del río les servían de barreras naturales contra posibles invasores. En nuestras historias debemos perder el miedo a usar el entorno en beneficio del relato. Los asentamientos no ocurren en lugares indeterminados, tienen un peso físico y social.

     Pueblos en colinas: En Europa podemos encontrar miles de pueblos de este tipo. Suelen ser pueblos que aprovechan la orografía del lugar para situarse. El lugar ideal sería una colina en medio de una gran llanura. Al colocar el pueblo en aquél lugar, desde lo alto tendrían una vista privilegiada de todo el entorno, principalmente por razones defensivas. En la cumbre suelen colocarse los centros de poder del lugar: la fortaleza militar, la iglesia, las viviendas nobles,… Como ejemplo algo curioso de este tipo de pueblo, podría hablar de los orígenes de mi ciudad natal, San Sebastián. Hasta el siglo XIX se trataba de un pequeño pueblo pesquero con el Castillo de la Mota en la cumbre del monte que crece sobre él. La situación no podía ser mas estratégica. Estaba rodeada en 3/4 partes por el mar, y la otra zona la protegía una muralla que cercaba el pueblo. Desde lo alto del Castillo podía divisarse con cierta distancia si los atacantes venían por tierra o por mar, y prepararse para la batalla. Al situarse tan cerca de la frontera con Francia se convirtió en un puerto estratégico para los distintos invasores que ocuparon la ciudad.

     Pueblos pesqueros: La primera, y lógica, característica, será su relación directa con el mar, lo que marca una frontera física al lugar. Hay que tener muchos factores en cuenta a la hora de construir un pueblo pesquero: tipología de mar (no es lo mismo la estructura de protección frente al mar en uno de interior del estilo del Mediterráneo, a otro frente a un océano embravecido), tamaño de las embarcaciones (cuanto mayores sean los barcos, habrá mas necesidad de espacio tanto de atraque como de almacenaje), necesidad de estructura defensiva por vivir en un periodo de guerras,… Los pueblos pesqueros de importancia suelen vivir un rápido periodo de crecimiento, ya que aparte de la pesca, abren la posibilidad al transporte de otro tipo de mercancías.

     Pueblos subterraneos: Se trata de estructuras muy complejas y requiere de un gran esfuerzo de imaginación por parte del autor, ya que sería una tipología muy diferente a lo que estamos acostumbrados. En la literatura suele utilizarse este tipo de estructuras en dos principales supuestos: cuando se trata de una cultura minera y de extracción (como podría tratarse de las ciudades de los enanos en miles de obras de ficción), y cuando hablamos de un entorno muy agresivo climáticamente que obliga a los habitantes a buscar la protección bajo tierra (hay que tener en cuenta que bajo tierra la temperatura es mucho mas constante). Se nos presentan muchos retos a la hora de dar forma a un pueblo subterráneo: Necesidades de luz, alimentos, estructuras estables debido al gran peso de la tierra,…

 

        Estas que te he presentado hoy son solo unas de las tipologías mas comunes en la literatura, pero en la construcción de mundos el límite es la imaginación del autor. Puedes imaginar pueblos flotantes, pueblos voladores, pueblos en estaciones espaciales, pueblos submarinos. Pero tienes que tener claro que la opción que tomes en cuanto a estructura social y de vivienda, marcará con fuerza la evolución de tu relato. El nivel de detalle que quieras otorgar al pueblo en tu construcción de mundo es completamente subjetivo, pero siempre tiene que tener coherencia con las opciones decididas. Aunque no entres en detalle de cada aspecto de tu pueblo, piensa que tus protagonistas pasearán por sus calles, vivirán en sus casas,… y en tu mente todo ese entorno tiene que tener una forma (por mucho que luego no lo traslades al lector).

        Y tú ¿que tipo de pueblo has utilizado en tus escritos? ¿se te ocurren nuevas tipologías que puedan sumarse a las ya citadas? Deja un comentario y seguimos profundizando en el apasionante mundo de la Construcción de Mundos.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

By | 2017-06-22T13:26:37+00:00 junio 22nd, 2017|La Construcción de mundos|4 Comments

About the Author:

4 Comments

  1. Luisa García 24 junio, 2017 at 18:11 - Reply

    Interesante. Ya estoy esperando la siguiente parte. Gracias.

    • A.P.Berra 25 junio, 2017 at 18:49 - Reply

      Saludos Luisa
      Gracias por pasarte por aquí y por comentar el artículo. Espero publicar la semana que viene la segunda parte, dedicada a las ciudades. Pretendo hablar de cómo dar forma a una ciudad literaria, basándome en las ciudades reales.
      Un abrazo y hasta pronto.

  2. Háskoz 16 julio, 2017 at 19:21 - Reply

    ¡Muy bueno para todos aquellos que estamos con la construcción de nuestros mundos!

    Me llaman especialmente la atención los pueblos subterráneos por el simple hecho de salirse de lo común. Después, como escribo fantasía y ciencia ficción siempre cabe la posibilidad de aumentar el repertorio con la imaginación del autor. En uno de los mundos de mi historia tengo ciudades que viajan solas, pero de maneras muy diferentes entre ellas. Pueblos submarinos como el de Star Wars también es una opción interesante.

    ¡Muy bueno, compañero!

    • A.P.Berra 20 julio, 2017 at 13:48 - Reply

      Muy buenas compañero.
      Gracias por pasarte por aquí. A mí los pueblos subterraneos también me llaman mucho la atención. Pero también es cierto que al ser tan diferentes a lo que conocemos, requieren un buen esfuerzo de worldbuilding para poder hacerlos creíbles. En caso de pueblos submarinos la creación es aún mayor, ya que deberemos crear razas que puedan respirar en el agua,… Si creamos una ciudad submarina pero metida en una burbuja por ejemplo, no sería mas que una ciudad normal. Pero si el agua cubre todo, hay que visualizar e imaginar miles de situaciones que en una ciudad más “tradicional” no hay que solucionar. Pero yo, como soy un poco enfermo de worldbuilding, adoro los retos de crear espacios tan diferentes a los reales.
      Un gran abrazo y hasta pronto.

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.