6 consejos para introducir mitología en la fantasía

//6 consejos para introducir mitología en la fantasía

6 consejos para introducir mitología en la fantasía

      Buenos días y bienvenid@ a El Constructor de mundos. Este mes de agosto tengo el privilegio de contar a Alister Mairon como mi autora dentro de la iniciativa de #UnAñoDeAutoras. Ha escrito un libro maravilloso llamado Sorgina donde la mitología asturiana tiene un peso enorme. Además, hemos puesto en marcha un concurso para poder realizar una antología de relatos con base en los distintos folclores españoles. Y por si fuera poco, estoy corrigiendo una novela en la que distintos mitos (entre otras la vasca y la asturiana) son el desencadenante de la trama. Así que he pensado que es el momento ideal para escribir un artículo con consejos para poder introducir mitología en la fantasía.

       Pero antes que eso hay que hacerse una pregunta:

¿Por qué introducir la mitología en nuestras historias de fantasía?

       Cuando nos enfrentamos a una novela de fantasía, tenemos un abanico inmenso de posibilidades frente a nosotros. Pero hay que reconocer que autores como J.R.R.Tolkien han tenido una importancia tal en el desarrollo del género que a veces se hace difícil salir del imaginario de fantasía medieval con elfos, enanos, orcos y humanos. Quiero hablaros de la posibilidad de meter otro tipo de personajes en las historias de fantasías, uniéndolas al folclore cercano, o incluso de cualquier parte del mundo.

       El mundo está plagado de mitos muy interesantes. Un abanico inagotable de personajes creados del imaginario colectivo de cada lugar. Estos seres, sean terrenales o divinos, respondían a un momento y un lugar concretos. Es justo lo que hacemos en nuestras historias, y es por ello que conviene fijarse en ellos para poder dar forma a nuestra propia mitología literaria.

       Dicho esto, es el momento de ofrecer los seis consejos para poder insertar en nuestras historias de fantasía distintos seres mitológicos.

1.- Investiga todos los folclores que puedas:

       En el mundo a lo largo de la historia se han dado una incontable cantidad de civilizaciones. Cada una de ellas ha tenido su cultura, su folclore y su universo mitológico de una u otra manera. Conviene que leas lo máximo posible, para poder buscar la inspiración perfecta. Puedes encontrar dioses de la muerte en casi todas las mitologías. Pero no puede ser igual en una región donde se cree en la reencarnación que en una donde existe un juicio final y dependiendo de él la eternidad puede ser un suplicio.

       Hay que comentar también que hay muchos seres mitológicos y leyendas parecidas en distintas regiones. Puedes encontrar seres parecidos en Irlanda, Escocia, hasta en Galicia. Tienen sus pequeñas diferencias, y justo en ellas puede estar la clave para encontrar el personaje perfecto para tu novela. Si hablamos de la realidad y las leyendas, por ejemplo, en Galicia podemos encontrar las meigas (que se diferencian de las bruxas porque las segundas suelen actuar normalmente sembrando el mal), que tienen unas claras similitudes con los druidas Irlandeses. Sería de analizar, por ejemplo, el sexo de cada uno para entender la sociedad de donde surgen.

       Un ejemplo de la mitología podría ser la Feiticeira en Galicia. Vive en los ríos, de aspecto viejo pero no desagradable, pero con una voz maravillosa, atrae a los jóvenes hasta el agua para que mueran ahogados. Las Morgens son algo parecido, con la única diferencia que en este caso son damas muy hermosas y jóvenes. Estas diferencias son muy importantes y las analizaré más adelante, ya que escoger una de ellas y su por qué será lo que marque la autenticidad de una historia.

2.- Estudia el entorno:

       La mitología no surge de la nada. Tiene un entorno físico, político, cultural y folclórico concretos. Es por ello que es imprescindible no sólo conocer el personaje concreto, sino que todo el contexto completo. Es la única manera en la que todas las piezas encajen a la perfección.

       El ser humano tiene sus miedos y sus deseos, y los mitos responden a dichos instintos. Un pueblo pesquero adorará a un dios del mar para que les beneficie en la pesca, pero a su vez temerá a los seres que habitan las profundidades marinas. Lo mismo ocurre con las comunidades cercanas a los bosques, que temerán a las sombras que se mueven entre los árboles.

       Un ejemplo claro lo puedes encontrar en Sorgina de Alister Mairon. Ella no se limita a presentarnos al Busgosu, sino que construye todo un clima a su alrededor. El miedo del pueblo, la desaparición de las chicas, el olor, la humedad del bosque, todo suma para lograr (como lo hace ella) que la presencia de este ser marque el libro y le de un plus de calidad y originalidad.

3.- Sé fiel a los personajes:

       Como he hablado antes, el mito se une al pueblo que lo ha creado. Y los habitantes de esa sociedad han transmitido a través de los tiempos su folclore. Si no eres fiel a dicho relato, algo chirriará y le restará credibilidad.

       Pero esto no quiere decir que cuando queremos meter mitología en la fantasía, haya que hacerlo literalmente. Podemos aportar nuestro toque personal, pero siempre justificándolo. Los factores que entran dentro del imaginario popular no hay por qué detallarlos en exceso, pero los particulares si que conviene atarlos bien.

4.- Recoge los aspectos que te interesen del mito:

       Como he dicho antes, existen los mismos mitos o parecidos en distintas culturas, pero con sus diferencias. Ocurre lo mismo en una misma sociedad. Entre un pueblo y el vecino puede que se cuenten historias diametralmente opuestas. Mientras que en un lado los elfos ayudan en las labores domésticas, en el vecino se explica que se dedican a destrozar el interior de las casas. Conviene que nos quedemos con las facetas que nos interesan en cada caso.

       Por poner un ejemplo, recurriré a la archiconocida J.K. Rowling. Ella introduce uno de los personajes que más lagrimas ha causado en los últimos años, Dobby, el elfo doméstico. Está basado en los Brownies de la mitología escocesa. Estos solían ayudar en la tareas de la casa si se les hacía su ofrenda. Pero se enfadaban con facilidad si se les faltaba. En el caso de Dobby, todo en él es amor y actitud servil hacia los magos. La autora se quedó con esa faceta de ayuda a los demás para dar vida a su elfo, y con ello se ganó el cariño de sus lectores (aunque tuvo que llegar a pedir perdón por el final que le dio a este carismático personaje). Si una gran autora como Rowling se atreve a meter la mitología en sus escritos ¿por qué tú no?

imagen de dobby

5.- Interactúa con tus mitos:

       En el proceso creativo y de worldbuilding, solemos moldear a nuestros personajes de la nada. Vamos esculpiéndolos poco a poco, hasta hacerlos creíbles. Cuando tomamos un ser mitológico, el proceso es muy diferente. Ya tiene su forma, y somos nosotros los que en cierta manera nos tenemos que amoldar a ella. Esto causa a veces que su voz no suene creíble, ya que no es cosecha propia del autor.

       Por ello aconsejo que se interactúe mucho con este tipo de seres adoptados de algún folclore. Tenemos que sentirlos como si los hubiéramos creado nosotros mismos, como si fueran fruto de nuestra imaginación. Habla con ellos, lee mucho sobre ellos y trata de descubrir su manera de ser y actuar. Cuando lo hayas hecho, verás que sus descripciones y diálogos mejoran mucho. Yo suelo psicoanalizar a mis personajes, incluso meterlos enterapia de grupo para que saquen todo lo que llevan dentro. Lo expliqué en este artículo, por si te resulta interesante la técnica.

       Volviendo a Sorgina, aparecen varios personajes que vienen del folclore popular. Si analizas por ejemplo la manera de ser del Busgosu y el Cuélebre, verás que hay grandes diferencias. Incluso en la manera de retar y actuar frente a la protagonista. Es la prueba de que Alister Marion trabajó este aspecto y dominaba ambos mitos.

6.- Si no encuentras lo que necesitas, crea tu propia mitología:

       Para finalizar vamos a imaginar que investigas e investigas, lees decenas de libros sobre el folclore en el mundo, la mitología y las distintas leyendas, y llegas a la conclusión de que ninguna coincide exactamente con lo que te ronda en la cabeza. Entonces tienes un camino, complejo y difícil, pero a su vez apasionante: Crea tu propia mitología.

       La creación de un sistema de mitos y creencias es muy difícil. He visto casos, que no voy a citar aquí, en el que dichas historias y personajes se meten con calzador y chirrían por completo. Yo recomiendo que primero se cree el mundo (eso sí, teniendo en cuenta el estilo folclórico que quiere crearse) y luego se diseñen las creencias. Es un proceso complejo, ya que llegará un momento en el que la cultura del lugar influirá en sus creencias, pero a su vez estas irán modificando la sociedad. Pongamos un ejemplo para aclararlo. El cristianismo requería un tipo de sociedad y un momento en la historia para asentarse y expandirse por el mundo (con respeto a todos los creyentes y sin banalizar su religión). Pero a su vez, con el paso del tiempo, la propia religión ha ido modificando la sociedad.

       Si el sistema mitológico o folclórico que quieres adaptar en tu historia es nuevo en el lugar, la gente actuará de una manera muy distinta que si está fuertemente enraizado en su sociedad. No es lo mismo, por ejemplo, que el minotauro se presente de pronto en una ciudad actual, que si durante siglos ha sido el terror del pueblo y se han le han tenido que entregar cientos de jóvenes como ofrenda.

       El caso más claro de trabajo impresionante en la creación de todo un sistema mitológico nuevo (con sus inspiraciones en la realidad) para la literatura podemos encontrarlo en H.P.Lovecraft. Revolucionó el terror, la ciencia ficción, y la literatura en general con sus mitos de Cthulhu y todo su universo. Si tomas cualquiera de sus mitos, son una fuente inagotable de inspiración. Prueba de ello es que casi un siglo después tiene hordas de fans de sus libros, y se crean obras, juegos, películas,… basados en su universo.

       Y hasta aquí mis consejos para la integración de la mitología en la fantasía. Estoy creando otro artículo que pueda servir de guía para poder construir un sistema mitológico propio para tu mundo, pero eso será más adelante. Espero que te haya gustado. Si tienes cualquier duda o algo que aportar, no lo dudes en ponerlo en los comentarios. Espero que te sea de ayuda. Nos vemos pronto en El Constructor de Mundos.

By |2018-08-24T07:52:42+00:00agosto 24th, 2018|Mitología|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.