Reseña El templo de los inocentes

/, Reseñas/Reseña El templo de los inocentes

Reseña El templo de los inocentes

Título: El templo de los inocentes

Autora: Gema Moratalla

Editorial: Autopublicado, Amazon Kindle

Fecha de publicación: Septiembre 2017

Número de páginas: 225

Sinopsis:

        Monakh Tar es una ciudad bella y peligrosa. El Gran Volcán es una amenaza y los Cinabaritas son los únicos capaces de aplacarlo con sus despiadados rituales.
        Amara se presenta ante sus puertas, no para sumarse a los fanáticos que rezan en los templos, sino para encontrar a su padre. Éste le ha hecho, de nuevo, un infame regalo de cumpleaños: abandonarla a su suerte.
        Todo se complica cuando Amara empieza a tener sueños en los que un niño desconocido le pide ayuda. Tendrá que buscar respuestas en Monakh Tar, cuyos misterios subterráneos parecen ser la clave de todas las preguntas.
        Connor, otro joven recién llegado a la ciudad, y Reetta, la posadera que acoge a Amara bajo su techo, se convertirán en sus amigos y aliados.
        La amistad, el amor y la búsqueda de la verdad unirán sus vidas en una peligrosa aventura que cambiará el destino de la ciudad para siempre.

CONSTRUCCIÓN DE LOS PERSONAJES:

         La novela arranca con una joven en medio del bosque, abandonada. Esto hace que desde el comienzo sigamos sus andanzas, haciendo de Amara una gran protagonista de novela. Pero está muy bien acompañada durante toda la trama, con unos personajes secundarios a la altura. Para poder mostrar lo bien definidos que están, voy a analizar a Amara junto a los secundarios Connor y Reeta. 

  • Amara es una joven muy marcada por su pasado (y presente más cercano). Viaja junto a su padre comerciante de ciudad en ciudad, pero cada año, desde hace ocho, la abandona el día de su cumpleaños. Y justo arranca la historia en ese punto, cuando el padre vuelve a abandonarla, dejándola sola. Con este arranque la autora nos hace sentir una empatía instantánea con ella, y nos llena de deseo por seguir su camino y la búsqueda de su padre. Pero el libro des mucho más que eso, ya que Amara no solo lo busca a él, está tratando de encontrar su lugar en el mundo. A partir de este momento podemos decir que comienza un camino de despertares y descubrimientos, tanto internos como externos, dando forma con cada palabra a una protagonista que al acabar el libro deseamos seguir en más historias.
  • Reetta: Si Amara es una protagonista muy bien construida, Reetta es una secundaria de lujo. Mujer fuerte y luchadora donde donde las haya. Tengo que confesar que siento especial debilidad por ella, y dado que el subtítulo del libro es crónicas de la ciudad monje, me encantaría un libro entero para ella (si la autora lee la reseña, que espero que así sea, ahí le dejo la idea). Muestra de inicio una mujer fuerte, incluso podría parecer un poco fría, pero enseguida se le adivina un gran corazón. Se le adivina un pasado duro, y un presente centrado en llevar su posada adelante, en una ciudad donde los visitantes son cuantiosos y a menudo abusan del alcohol. Iremos descubriendo poco a poco la historia que esconde la posadera, e iremos descubriendo que el nexo que une a ambas mujeres es más fuerte de lo que en principio podría parecer.
  • Connor: Es un joven que acude a ciudad con su hermano pequeño para trabajar. Están igual de solos en la vida como Amara, y eso les unirá. Nos mostrarán otra visión de la ciudad, la que trabaja bajo ella, restaurando túneles con posibilidad de derrumbes. Vivirán momentos alegres, pero también duros, que les pondrán a prueba. Me gusta este equilibrio que tiene Connor entre fuerza y sensibilidad, algo que lo hace muy humano y real.

        Estos podrían ser los actores principales de la historia, pero aparte de ellos aparecen otros personajes muy interesantes y ricos, como por ejemplo un inventor de las afueras de la ciudad con una mente un tanto peculiar, o una misteriosa mujer que aparece al principio junto al padre ausente de Amara,… Todos funcionan a la perfección en esta novela.

volcán, clave de la novela

Un volcán, una de las claves de El templo de los inocentes.

La construcción del mundo:

        La novela ocurre casi en su totalidad en en Monakh Tar, una ciudad donde la religión tiene un peso enorme. Está lleno de templos y de distintas religiones, pero una tiene un especial peso respecto a las demás. Mediante ella, se logra controlar un volcán que amenaza con destruir toda la ciudad.

        Gema demuestra cómo se puede construir una gran novela en un único escenario, una ciudad que parece que recorramos acompañando a Amara por sus calles. Es una ciudad amurallada que, como ocurre en muchas ocasiones, esconde muchas cosas más de las que muestra. Iremos descubriendo poco a poco secretos del lugar que harán que veamos la ciudad con otros ojos. Parece que en todo libro de fantasía que se precie tiene que aparecer un mundo inmenso llenos de seres de razas diversas y demostraciones mediante batallas épicas, pero Gema nos demuestra que no toda buena novela de fantasía tiene por qué ser así.

        Uno de los aspectos que más me ha gustado es la capacidad que tiene la autora para describir los lugares. Se notan sus estudios de Historia del arte. Pero lo hace en su justa medida, para que puedas imaginar el entorno pero sin perderse en detalles innecesarios que trabarían el desarrollo de la trama. Podemos entender la muralla, su puerta de entrada, los templos, la posada,… pero sin páginas y páginas de demostración de worldbuilding (error que suele ser muy común en muchos escritores, y más aún en escritores noveles).

Opinión:

        Lo primero que tengo que decir es que El templo de los inocentes me ha parecido un libro más que recomendable. Tengo distintos “marcadores” para saber que un libro me ha gustado y este cumple con varios de ellos. El primero es que me ha enganchado desde el primer momento. Leer el primer capítulo, saber del abandono de Amara en su cumpleaños y no quieres dejar de leer hasta que entiendas (o no) el por qué de dicho abandono en una fecha tan señalada.

        Otro de los “marcadores” que me habla de que me encuentro ante un buen libro es la necesidad de leer pese a robarle horas al sueño. Cuando hay momentos en los que la lectura le puede al sueño, es señal de que lo que estás leyendo merece la pena, y eso me ha ocurrido con El templo de los inocentes.

        No lo he hablado aún con la autora (tengo pendiente una charla con ella al acabar este mes dedicado a ella en #UnAñoDeAutoras), pero me da la sensación que tras sus páginas se encuentra una crítica a la religión. A como unas creencias pueden manipularnos y hacernos entender como aceptables cosas que vistas desde el exterior resultan a todas luces inaceptables.

        Una vez más quiero destacar lo atractivos que resultan los personajes, y quiero detenerme de nuevo en Reetta. Una buena novela no consta solo de un personaje principal potente sinpo que tiene que tener unos personajes secundarios a la altura, ya que ellos suman acción y subtramas a la trama principal. Y en este caso la posadera es un personajazo con todas las letras. Una mujer fuerte, con un pasado que iremos descubriendo poco a poco, y muy decidida a lograr sus objetivos.

        No quiero hacer spoiler, pero tengo que reconocer que todo lo concerniente al volcán y los Inocentes me ha erizado el vello. Me parece que es todo un descubrimiento, y una muestra maestra de cómo una religión puede marcar una novela de principio a fin. Comencé a documentarme hace meses para una serie de artículos que estoy realizando sobre las religiones y su papel en la literatura, y al caer este libro en mis manos pensé que era el libro ideal para demostrar que pueden marcar para bien un libro. La religión en este libro se convierte casi en un personaje más (y podría hablar de religiones y no de una sola religión, ya que se muestran más de una que marcan el futuro de los personajes) y eso es algo que me enamora

        Hay un detalle que quiero destacar del libro. Hay un momento dado en el que aparece un personaje al que enseguida le coges cariño. Es un inventor que parece que ha perdido la cabeza y al que Amara conoce de una manera casi accidental. Me ha gustado mucho la manera en la que Gema trata a este personaje, como describe sus acciones y sobretodo como habla. Como escritor en mis comienzos que soy, valoro mucho la capacidad de los autores de ponerse en la piel de sus personajes e incluso que tengan una voz propia dentro de la narración (mediante lo que dice y cómo lo dice podemos entender mucho mejor la mente atolondrada de este entrañable inventor).

        En definitiva, se trata de un libro muy interesante y hace que Gema Moratalla ya forme parte de mi lista de carreras de autores a seguir. Es muy fresca en su escritura, pero sin perder fuerza en lo que describe. Ha creado una ciudad que daría para una coleccion entera, y unos personajes fascinantes (personalmente me quedo con los dos personajes femeninos principales). Habla del despertar de una joven, pero también de sentimientos universales: El amor, la traición, la amistad, el miedo, la manipulación,… Coloca el listón muy alto cuando nos atrapa en la novela con un comienzo duro y misterioso, pero no deja que ese ritmo decaiga en ningún momento. Podría decir que el libro se hace corto, pero a su vez pienso que tiene la longitud perfecta, ya que deja al lectar con un gusto dulce en el paladar. Solo ruego una cosa a la autora: déjame volver a Monakh Tar.

      

Te gustará si:

  • Quieres leer una novela que pese a ser autoconclusiva acabas deseando saber como continuará (esperemos que Gema retome Monakh Tar en breve, es un lugar que merece la pena).
  • Te gustan las fantasías juveniles pero con una desarrollo tanto de personajes como del mundo muy real.
  • Te gustan las novelas con una protagonista femenina que no espera que llegue su principe azúl para que le solucione los problemas..
  • Quieres disfrutar con un comienzo que engancha y no te soltará hasta el final, con esa joven Amara abandonada el día de su cumpleaños.
  • Quieres vivir en una ciudad marcada por la religión, para bien y para mal. Una clara muestra de lo que la religión puede condicionar a todo un pueblo.
  • Disfrutas leyendo una novela que parece tener una sola trama, pero que se va entrelazando y en la que el pasado tiene mucho peso.
  • Te gustan las novelas que pese a ser la ópera prima de una autora, no lo demuestra, ya que muestra una gran mano de cara a crear un mundo muy atractivo y unos personajes perfectamente creíbles.
By | 2018-04-30T17:39:48+00:00 abril 30th, 2018|#UnAñoDeAutoras, Reseñas|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment