Seres de las Tierras Altas: Mitología Escocesa

//Seres de las Tierras Altas: Mitología Escocesa

Seres de las Tierras Altas: Mitología Escocesa

        Nací en un viejo faro del norte de Escocia. Desde que recuerdo, mi madre siempre ha estado triste. Es muy cariñosa conmigo, siempre trata de protegerme, pero cuando cree que no la miro, la veo acariciar el viejo baúl cerrado,  cuya llave cuelga siempre del cuello de mi padre. Mi padre, el farero, es una persona oscura, posesiva y tiránica. Mi madre dice que siempre ha sido así, pero yo me culpo, ya que nací con una pequeña deformidad en manos y pies, y él no soporta mirármelos. Tengo una membrana que une los dedos, como si fueran las patas de un pato.

        Los comienzos en el colegio no fueron fáciles. Es un pueblo pequeño, y los niños se reían de mí por mi físico. Mi madre trataba de quitarle hierro al asunto, diciendo que no era raro sino especial. Por suerte, me apunté a natación y la cosa fue cambiando. Lo que era mi mayor tara se volvió mi mayor virtud, y destaqué desde el principio. Tras el primer entrenamiento, volví feliz a casa. Mi madre me abrazó, pero mi padre me miró y salió de la sala sin dirigirme la palabra. Ella me miró con ojos tristes, y me dijo que lo mejor que podía hacer era estudiar mucho, entrenar fuerte y cuando cumpliera los 18 años dejar atrás el faro para siempre.

        Y así ha llegado mi 18 cumpleaños. Tengo la bolsa preparada bajo la cama. Me rompe el alma dejar a mi madre sola con mi padre, pero tengo que luchar por mi felicidad. Cenamos los tres juntos. En los ojos de mi madre puedo leer que sabe de mis intenciones, y pese a su tristeza una pequeña luz ilumina su rostro. Voy a la cocina y vuelvo con tres copas de Whisky. Les digo que quiero celebrar así mi mayoría de edad, pero mi madre sabe que es mi despedida. Lo que desconoce es que en la copa de mi padre he echado un potente somnífero y en cuanto la bebe cae al suelo dormido. Mi madre me mira incrédula mientras yo arranco la llave del cuello de mi padre y me acerco al viejo baúl. Al abrirlo por fin entiendo todo. En su interior hay una preciosa piel de foca blanca. La cojo y se la entrego a mi madre. Su rostro se ilumina como nunca. La acaricia, mientras lágrimas saladas surcan su rostro. Abre la boca para tratar de explicarme todo, pero no hace falta, lo entiendo perfectamente. Mi madre es una Selkie, un ser que creía mitológico mitad foca mitad humana. Hace años mi padre debió robar su piel cuando ella estaba con su forma humana, y desde entonces la tiene dominada en el faro. Agarro su mano, y caminamos juntos a la playa. Ella me mira a los ojos y puedo ver por fin la felicidad en su rostro. Me pide por favor que vaya donde vaya siempre esté junto al mar. De esa manera, podremos estar siempre en contacto. Se desnuda, y colocándose su piel  veo como se transforma en una preciosa foca blanca. Se lanza al mar pero antes de desaparecer en las profundidades, me lanza una última mirada con sus preciosos ojos azules. Ella por fin vuelve a su vida robada, y para mí se abre un nuevo futuro en libertad.

 

        Saludos y bienvenid@ a El Constructor de Mundos. El relato que acabas de leer está inspirado en la mitología de una tierra que te atrapa: Escocia. Yo tuve la suerte de visitar Escocia hace unos ños y me enamoró. Lo primero que viví (casi por arte de magia) fue una densa niebla y el sonido de unas gaitas que se acercaban. Desde entonces he estado interesado en esas tierras y sus costumbres.

        Si te hablo de seres mitológicos que habitan las tierras altas seguro que te viene a la mente Nessie, el ser que habita desde tiempos inmemoriales el lago Ness. Aunque cogió especial fuerza la creencia de su existencia a finales del siglo XIX y durante todo el siglo XX, hay escritos que hablan de un ser extraño en el lago desde el siglo VI. Se considera que es una especie de dinosaurio, por lo que estaríamos hablando de una mezcla de mitología y criptozoología. Pero la mitología escocesa es mucho mas rica que eso, y en este artículo voy a hablarte de una serie de mitos que me resultan muy interesantes e inspiradores. Ponte cómodo y preparate para un viaje mágico por las Highlands y sus islas:

SELKIES:

        Voy a comenzar por estos curiosos seres que han inspirado el relato con el que he comenzado el artículo. Las Selkies son unas focas, pero si se retiran el pelaje se transforman en bellas mujeres. Es un mito no solo de Escocia (como ocurre con muchos mitos), sino que se comparte con zonas de Irlanda, e incluso Islandia. El mito más extendido es el que habla de un pescador que conoce a una Selkie, le roba su pelaje y la convierte en su mujer (como ocurre en el relato). Suelen ser mujeres muy tristes, y los hijos que tienen suelen tener distintas deformaciones. Pero no solo ocurre el contacto con las Selkies al robar su pelaje. Son muchas las historias en las que se habla de un pescador que conoce a una bella mujer en la costa, se enamora de ella, la lleva a su casa, y a la mañana siguiente ella ha desaparecido. La busca sin cesar hasta que descubre que esa mujer era una Selkie.

        Pero aunque la mayoría de veces las Selkies son mujeres, también hay relatos en las que son hombres. En estos casos la manera de conocerse suele ser muy diferente. Cuando la mujer de un pescador es desdichada en el amor, cuenta la leyenda que si derrama siete lágrimas al mar, de él surgirá un bello Selkie con el que hará el amor apasionadamente. Es curioso cómo el mito cambia si el protagonista es masculino o femenino.

        Por regla general las Selkies son seres pacíficos, pero se comenta que si ven a humanos haciendo daño a animales marinos, pueden volverse violentos e incluso desatar terribles tormentas. Como puede apreciarse, es un ser mitológico más que se considera que puede controlar la meteorología.

BROWNIES:

       Son seres pequeños (entre 30 y 60 cm) que habitan las tierras escocesas, aunque también es un mito compartido con zonas inglesas. Mientras que en Inglaterra es común que el Brownie habite dentro de las viviendas (aunque no lo veamos), en Escocia algunos viven en las casas, pero muchos en los bosques cercanos a los pueblos. Son de piel oscura (de ahí su nombre) y de carácter discreto pero volátil. Suelen ayudar en las labores domésticas como ocurre con los Galtzagorri vascos (ver artículo sobre mitología vasca), o los Trasgus asturianos (ver artículo sobre mitología asturiana). Les gustan las cosas brillantes, con lo que solía ser común que si desaparecía una joya, se les culpara a ellos. Pueden vivir siglos, con lo que la tradición de los Brownies pasa de padres a hijos.

        Como he comentado, tienen un carácter muy volátil y no se puede interactuar con ellos. La manera de agradecerles su labor es dándoles ofrendas frescas (solía ser leche recién ordeñada, mantequilla recién hecha,…). Es una tradición tan extendida por Escocia que en muchos hogares antiguos existía la Piedra del Brownie, y era el lugar donde la familia le hacía la ofrenda al Brownie.

        Es conocida la fuerte relación de la escritora J. K. Rowling con Escocia, ya que escribió el comienzo de Harry Potter en distintas cafeterías de Edimburgo. Se dice que los personajes de elfos domésticos que aparecen en sus libros (como olvidar al maravilloso Dobby que tantas lágrimas ha hecho brotar) están inspirados en los Brownies, con lo que se demuestra una vez más que la mitología es una maravillosa fuente de inspiración para los escritores.

CAT SÌTH:

        Son espíritus reencarnados en el cuerpo de un gato (una traducción un poco libre del nombre podría ser Gato-Hada). Normalmente suele describírseles como gatos negros con alguna mancha blanca en el pecho. Cuenta la leyenda que andan buscando almas de los recién muertos para llevárselas. Para evitar esto, las familias de los difuntos hacían velatorios con música y juegos. Para robar el alma, el Cat Sith tenía que pasar por encima del difunto a las pocas horas de haber muerto.

        Otra versión dice que los Cat Sith son brujas transformadas en gatos (otro mito en el que la bruja es fuente del mal). Dicen que una bruja solo puede transformarse en gato ocho veces y luego volver a su forma humana. Si lo hace una novena vez, se quedará transformada en gato para siempre. Es por ello que en muchas zonas se considera que el gato tiene nueve vidas (no como aquí, que solemos hablar de las siete vidas del gato).

CÙ SÌTH:

        Si el Cat Sìth era el Gato-Hada, este sería el Perro-Hada. Habita principalmente en las Islas Hébridas (en la zona oeste de Escocia). Se le considera el mensajero de la muerte. Físicamente es un perro grande, de color verde, con pelo lanoso y patas muy fuertes (se dice que las tiene grandes y fuertes como las manos de un hombre. Habita en las cuevas y entre las rocas. Cuenta el mito que cuando escuches el primer aullido del Cù Sìth, debes correr a ponerte a salvo. Si cuando escuches el tercer aullido no estás a cubierto, morirás de terror y el Cù Sìth se llevará tu alma. También se cuenta que se llevaba a madres lactantes, para poder alimentar a los hijos de las hadas. Como defiendo que la mitología es una inagotable fuente de inspiración, esta semana publiqué el siguiente microcuento en mi cuenta de Twitter @apberra:

El primer aullido me pilló en la montaña.

En el segundo, ya veía mi cabaña.

El tercero lo escuché a mi lado.

No llegué.

WULVER:

       Se trata de un mito de las islas Shetland, en la zona noreste de Escocia. El Wulver es un hombre-lobo, pero no a imagen del hombre-lobo clásico. Tiene el cuerpo de un hombre peludo, pero la cabeza es de lobo. Se dice de él que es pacífico y que no suele atacar si no se le molesta. Le encanta pesca, incluso hay un lugar denominado Wulver´s Stane, donde se supone que se sienta para pescar. Una de las cosas más curiosas que cuentan de él, es que le gusta ayudar a las familias más necesitadas del lugar, y suele dejarles parte de los peces que pesca en la puerta de sus casas. Podría ser una manera en la que la comunidad ayudaba a los más necesitados, escondiéndose bajo el anonimato que la presencia del Wulver les permitía.

KELPIE:

        Es un caballo acuático que habita las costas y los lagos escoceses (aunque como muchos mitos, se comparte con las costas Irlandesas). Dicen que tiene la capacidad de convertirse en un hombre apuesto. Cuando tiene la forma de hombre no se puede diferenciar de un humano (salvo en contadas ocasiones que se le describe con algas enredadas en el pelo). Es por ello que los Escoceses desconfían de los hombres desconocidos que se encuentran cerca de zonas con agua. Cuando está con su forma equina, si alguien trata de montarlo, se queda pegado y el Kelpie lo arrastra hasta el agua.

        Existen Kelpie de agua dulce y de agua salada. Los de agua salada se consideran más amigables, y si los montas lo único que quieren es darte un chapuzón (para poder separarte de él lo mejor es usar agua dulce, que les repele). Pero los Kelpie de agua dulce son mucho más peligrosos. Cuenta el mito que aquel que trate de montarlo se quedará pegado y el Kelpie lo meterá hasta el fondo del lago, donde lo devorará (salvo las entrañas, que será lo único que encuentren del desdichado flotando en el lago).

WILL-O-THE-WISP

        Si has visto la película Brave, conoces estos seres. Son las luces que guiaban a Mérida. Es un mito extendido por todo el mundo (aquí los conocemos como Fuegos Fatuos). Son pequeñas luces pálidas que surgen en mitad de la noche, principalmente cerca de lagunas y pantanos (ya que científicamente su presencia se considera inflamaciones de gases que surgen en estos lugares). Pero su mito es muy distinto.

        Se dice que son espíritus malignos de personas fallecidas. Se presentan junto a los caminos y despistan al viajero. Al verlo, se desvía del camino y el Will-o-the-wisp desaparece para aparecer un poco más adelante. Preso por la curiosidad, el viajero sigue aquella luz, hasta perderse completamente. Y como muchos mitos, tienen un carácter anunciatorio. Se dice que si ves un Will-o-the-wisp por el camino, es que va a ocurrir un fallecimiento de alguien cercano.

 

        Y hasta aquí mi pequeña revisión de la riquísima mitología Escocesa. Me he dejado muchos mitos por el camino (como los curiosos centauros Nukelavee, la Caoineag o la llorona, sin olvidarme de la Dama del Lago que entregó Excálibur al Rey Arturo) que puede que los analice en otro artículo. ¿Conoces algún Mito Escoces? Compártelo con el resto de lectores del blog en los comentarios. Y no dudes en suscribirte a mi Blog para recibir notificaciones de nuevos artículos,…

        Muchas gracias por tu visitas. Espero que nos volvamos a ver muy pronto en El Constructor de Mundos.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

By | 2017-12-11T14:58:28+00:00 agosto 25th, 2017|Mitología|4 Comments

About the Author:

4 Comments

  1. Luisa García 25 agosto, 2017 at 17:06 - Reply

    Estupendo artículo. No solo por la información que aportas, que es muy buena, sino por todo lo que inspira. Gracias por tu trabajo.

    • A.P.Berra 30 agosto, 2017 at 20:53 - Reply

      Muchas gracias Luisa.
      La verdad es que sigo en mi labor de tratar de demostrar que hay pocas inspiraciones mejores para los escritores que la mitología, como se demuestra en el artículo y la historia de los elfos domésticos.
      Un fuerte abrazo y hasta pronto.

  2. Arantxa Rufo 28 agosto, 2017 at 13:04 - Reply

    Me ha encantado el artículo! Sabía que Escocia es un país lleno de mitos y leyendas, pero lo cierto es que apenas conocía ninguno de ellos.

    Precisamente visitaré el país dentro de una semana, así que estaré pendiente por si me encuentro con alguno de estos seres :D

    Un abrazo

    • A.P.Berra 30 agosto, 2017 at 20:55 - Reply

      Muchas gracias por pasarte por aquí Arantxa, y gracias por los cumplidos.
      Es una mitología muy rica, y eso que me he dejado muchos personajes en el tintero. Disfruta de tu viaje por aquellas tierras. Es un lugar mágico y fascinante. Ya nos contarás tu experiencia a la vuelta.
      Un abrazo enorme y hasta pronto.

Leave A Comment